El fortín endeble y el forastero bandido

El Elche sólo ha ganado un partido este curso en el Martínez Valero y es el equipo que menos goles mete como local. Cimienta su tranquilidad lejos de casa: el 61’5 % de sus puntos y el 66’6 % de sus goles.

Si existiesen dos competiciones paralelas, una para los partidos jugados en casa y otra para los que se disputan como visitante, el Elche ocuparía puestos de descenso en la doméstica y de Europa en la foránea. De los trece puntos que suma el cuadro franjiverde once fechas después del inicio de la temporada en Primera División, cinco han sido conseguidos como local y el resto, ocho, como visitante. Las fuerzas podrían igualarse mañana ante el Villarreal en un Martínez Valero que ansía ser esa plaza imposible de conquistar como fue el año pasado, cuando sólo el Mirandés, en 21 partidos, superó a los franjiverde allí.

El conjunto ilicitano ha recibido cinco visitas a su -este año sí- humilde morada y sale a un punto por cada una de ellas. Dos empates contra Real Sociedad y Valladolid, otras tantas derrotas frente a Real Madrid y Granada, y sólo un triunfo a costa del Espanyol. Unos números que le ahogan al fondo de esa mencionada hipotética tabla en la que sólo supera los tres puntos de Celta y Granada e iguala los guarismos del Almería. Otro dato preocupante es el anotador: el Elche es el equipo con menos goles como local (4) de toda la Liga, aunque encaja poco (5) y únicamente Real Sociedad, Atlético de Madrid y Levante reciben menos dianas en sus feudos.

La respuesta del vestuario cuando se le ha sugerido esta cuestión siempre es clara: el alto nivel de la máxima categoría española. Pero se desacreditan cuando pisan el autobús para asistir a sus compromisos a domicilio. Los de Fran Escribá son la sexta mejor escuadra en esa condición con ocho puntos en seis choques, el 61’5 % de su total recaudado. Sólo los dos grandes Barcelona (16) y Real Madrid (10), el aspirante Atleti (15), y los sorprendentes Levante (11) y Getafe (9) se encuentran más cómodos hasta el día en territorio desconocido. La cifra de producción ofensiva también crece conforme se alejan del Martínez Valero: ocho de las doce veces (66’6 %) que gritaron gol fue como visitante. La película franjiverde tiene nombre: El fortín inestable y el forastero bandido.

Compartir esta entrada: