Fiestas color franjiverde

Redacción | 08/08/2013 00:00 @DiarioFjv

David Generelo resume la historia del club en un pregón muy futbolero y sentido pese a tratarse de un ilicitano de adopción.

Las fiestas de agosto de este año olerán a pólvora, sonarán a trompetas y tambores y, además, tendrán color franjiverde. El Elche Club de Fútbol ha sido el protagonista del pistoletazo de salida a la semana más viva en la ciudad de las palmeras. El capitán del equipo, David Generelo, fue el encargado de proclamar el pregón desde el balcón del Ayuntamiento acompañado por la alcaldesa, Mercedes Alonso, primero, y por todos sus compañeros de plantilla más tarde: «Todos son pregoneros de estas fiestas», exclamó Generelo, ilicitano de adopción, quien recibió los aplausos y jaleos del gentío agolpado en la Plaza de Baix tras un texto muy futbolero en el que resumió la historia de la entidad que preside en la actualidad José Sepulcre con muchas reivindicaciones al sentimiento ilicitano.

«El pregón lo tiene que dar uno pero todos los jugadores se merecían subir al balcón. Me daban ánimos por un lado y también me metían presión. Espero volver pronto al balcón a celebrar más éxitos. Lo tenemos complicado para vivir las fiestas, intentaré disfrutarlas todo lo que permitan los días de entrenamiento y descanso. El día 15 estaré en el Misteri», ha declarado David Generelo al bajar de un balón donde fue condecorado con el distintivo Ram d’Or por la labor de cohesión, motivación y estímulo de la plantilla franjiverde.

:: LÁS IMÁGENES DE LA APERTURA DE LAS FIESTAS CON DAVID GENERELO Y LA PLANTILLA DEL ELCHE CF ::

LEA EL PREGÓN COMPLETO:

Excelentísima Señora Alcaldesa de Elche,

Señor Concejal de Festejos,

Reinas y Damas de las Fiestas de Elche,

Reinas y Damas Infantiles

Abanderado de la Asociación Festera de Moros y Cristianos,

Capitán Moro y Capitán Cristiano,

Régulo,

Miembros de la Corporación Municipal,

Presidentes de las Entidades Festeras de la Ciudad

Festeras y Festeros

Señoras y señores

Ilicitanos todos:

 

Bona nit.

 

A muchos de nosotros se nos viene ahora a la memoria aquel día del pasado Mayo, en el que, tras realizar un recorrido emocionante por las calles de nuestra ciudad, entramos en esta plaza de Baix y compartimos con todos vosotros la alegría del trabajo bien hecho, y el haber conseguido devolver a esta ciudad a la elite del deporte, lugar que sin duda es el que se merece el Elche Club de Futbol.

 

Nunca imaginé, en esos momentos, estando aquí arriba acompañado de todos esos héroes, que volvería a aparecer en este balcón en tan poco tiempo, y mucho menos para hablar ante vosotros y dar la bienvenida al periodo más importante de nuestra ciudad.

 

Por ello, me gustaría dar las gracias a toda la corporación municipal, y en especial a su alcaldesa, Mercedes Alonso, por brindarme este honor que nunca olvidaré de ser el Pregonero de las Fiestas de Elche 2013.

 

muy bien que este nombramiento, y el Ram d´Or d´Elx que se me ha concedido, no se me otorgan a título personal, sino en representación del Elche Club de Fútbol.

 

Por ello, quiero hacer partícipes de este honor al Presidente del Club y a los restantes miembros del Consejo de Administración, al entrenador y sus colaboradores, a mis compañeros de plantilla y en general a todas las personas que trabajan a diario en este gran club que no son tan reconocidas. Porque, aunque sea yo el que hable, lo hago en nombre de todos ellos, que me acompañan esta noche y son también pregoneros de estas fiestas.

 

También me gustaría recordar a tantos presidentes, entrenadores  y grandes jugadores que han pasado por este gran club, y que no voy a citar ahora, ya que las fiestas tienen que empezar hoy.

Y al igual que hizo el pregonero del año pasado, Pepe Antón, pienso que es justo mandar un mensaje de agradecimiento muy especial a una gran ayuda celestial que nos acompañó; un ilicitano de raza, DON SIXTO MARCO, que debe estar pintando allá en su cadafal nuevas imágenes de su Elche en primera división.

 

No creo equivocarme si digo que los ilicitanos sienten y viven de una manera muy especial todo lo que rodea a uno de sus símbolos más representativos como es el equipo franjiverde.

 

Porque, desde su creación hace ya casi un siglo, en aquella pirotecnia de Vicente Albarrach, en 1923, el Elche se ha convertido en un referente de esta ciudad, en uno de los más valiosos elementos de cohesión de los ilicitanos.

 

Nuestro Club de Fútbol ha sabido ganarse, a lo largo de su Historia, el aprecio y el respaldo de todos los ciudadanos de Elche, que han vivido siempre con toda intensidad sus triunfos, conseguidos primero en el viejo campo de Altabix y después en el Martinez Valero.

 

Y es que es una Historia apasionante. Hay que recordar cómo en momentos muy complicados, y para salvar al club, un grupo de hombres se encargaron de jugar y de gestionar el día a día en aquella Cooperativa. 

Pronto llegaron momentos mejores con aquel ascenso a Primera en el 1959, y esa posterior época dorada en la que nadie se imaginaba una liga sin el equipo franjiverde.

 

Uno de los grandes hitos de la Historia del Club fue aquella final de Copa que desplazó a todo un pueblo hasta Madrid a ver a su equipo.

 

Después de un breve paso por la segunda división, se volvió a conseguir el ascenso en el 1973, hasta que en la década de los 80 el equipo viviera una época de luces y sombras con grandes decepciones, sí, pero con dos ascensos en 1983 y 1988.

 

A partir de ahí se inicia un largo recorrido de sufrimiento que nos ha traído hasta aquí.

 

Y estas fiestas del año 2013 son sin ninguna duda el nexo de unión entre lo que vivimos la temporada pasada y lo que nos espera en la próxima.

 

*Pero ahora, volvamos a lo vivido más recientemente. Me gustaría poner en valor el gran trabajo realizado por todos y cada uno de los trabajadores del club para conseguir este ascenso de una manera tan brillante, que por experiencia sabemos que no es nada fácil.

 

Muy especialmente querría tener palabras de agradecimiento para los que tanto nos ayudaron a alcanzar este éxito y que no siguen hoy con nosotros.  Ellos también son de Primera!

 

Pero si hay alguien que injustamente ha estado por debajo de sus merecimientos y su nivel todos estos años de travesía por el desierto, sois vosotros, “la Marea Franjiverde”

 

No tengáis duda de vuestra importancia en este ascenso. Nos ayudasteis a convertir nuestro Martinez Valero en un fortín. ¡¡¡Y que complicado era que alguien nos quitará algún punto!!! Pero aún más nos alegraba veros por toda España acompañando al equipo, por muchos Km. de distancia que separaran ese partido de vuestra casa.

 

Pero el 19 de mayo de este año, subidos a ese autobús descapotable que nos regaló unos de los mejores momentos de nuestra vida, os mirábamos las caras y entendíamos que todo había valido la pena.

 

En este año tan especial, las fiestas de Elche son como la continuación de aquella gran celebración del ascenso.

 

Por ello, vamos a vivirlas con más entusiasmo que nunca.

 

 

Y me vais a permitir que humildemente sea yo, una persona venida de fuera, un extremeño que en Elche se siente como en casa, quien tenga el atrevimiento de introduciros en vuestras tradiciones que con tanto orgullo custodiáis.  

 

Me siento en casa, sí, porque los ilicitanos acogéis al que viene de fuera como a uno más, y contagiáis el cariño a vuestra ciudad y tradiciones. Quienes llegamos de fuera quedamos admirados por el fervor y la devoción de los ilicitanos hacia vuestros símbolos.

 

Estas serán mis quintas fiestas de Agosto, pero este año voy a tener la ilusión de compartirlas de forma muy especial.

 

Comenzaremos con los desfiles de moros y cristianos, que nos trasladarán con todo lujo y vistosidad al esplendor de Al Andalus y nos mostrarán el color de la Reconquista cristiana.

 

La Embajada, a los pies del extraordinario Palacio de Altamira, el Alcázar cristiano y almohade, nos recordará un episodio esencial en la historia de nuestra ciudad: cuando Elche pasó de ser musulmana a castellana, luego de nuevo musulmana y, por último para Aragón.

 

 

 

Las Fiestas de Moros y Cristianos constituyen una de las tradiciones culturales más genuinas de España, extendidas por buena parte de nuestro país y vividas en cientos de municipios, especialmente en las provincias mediterráneas.

 

Pero sin lugar a dudas, las de Elche se han convertido en una de las más vistosas, de las que podéis, podemos, sentirnos sinceramente orgullosos.

 

Llegarán después los Pobladores con su Ágora Eliketana, y nos contarán cuáles fueron los pueblos y culturas que nos precedieron: íberos, fenicios, romanos, cartagineses…¡hasta los godos!

 

Sentíos orgullosos de mantener vivas las raíces de este pueblo. Un pueblo íbero que supo alumbrar la más bella escultura española, la que mejor nos habla de la belleza de la mujer española, de la mujer ilicitana. Un icono único, verdadera embajadora del nombre de Elche por todo el mundo.

 

No quiero olvidarme de la Charanga, ese desfile lúdico organizado por la Gestora de Festejos Populares en el que todos los festeros vivís esa sana costumbre española que es reírnos de todo, responder a los problemas y las preocupaciones de la vida con sentido del humor.

Poco a poco, con las fiestas en las cábilas y cuartelillos, con las verbenas en las Comisiones de Fiestas, con el Racó que nos permitirá degustar la imponente gastronomía ilicitana, entre el olor a pólvora y la vibración de las mascletás, irá pasando el tiempo y llegaremos al corazón de nuestras fiestas.

 

Es muy complicado explicar en palabras la emoción que toda la ciudad siente contemplando la imponente Nit de l´albá, cuando desde las once de la noche del 13 de agosto la ciudad entera se deshace en fuego, en explosión de pólvora, en ofrenda  a la Mare de Deu.

 

Es un espectáculo único y admirable. Es único y admirable, sobre todo, ese momento en que se produce la salida impresionante de la Palmera de la Virgen desde el campanario de Santa María, exactamente a las 12 de la noche, y a los compases del Gloria Patri del Misteri.

 

Con una ciudad a oscuras que vibra hasta que, como una auténtica explosión de luz, la palmera de la Virgen, la más grande del mundo, sube imponente y se abre….Y desciende iluminando las terrazas, y los balcones, y los huertos de palmeras….haciendo la noche día, al son de  esa habanera que se inflama en vuestro corazón ilicitano y también en el de los que no lo somos pero amamos esta ciudad con toda nuestra alma, y que desde este año tiene un significado aún más especial para mí y para todos mis compañeros cuando nos acompañaba al saltar al campo:

ESCUCHA ESPAÑA, PATRIA MIA, EL CANTO HERMOSO Y SIN IGUAL, DE ESTE PUEBLO QUE AL CIELO MIRA CON ALEGRÍA LA GRACIA ETERNAL…

El 14 de agosto Santa María no es ya sólo el corazón de Elche, Santa María se convierte en uno de los sitios más especiales del mundo entero con nuestro Misteri, Patrimonio de la Humanidad.

 

A los compases del “Abanico” del Maestro Javaloyes, María y su cortejo entrarán en la Basílica, y asistiremos a la despedida y muerte de la Mare de Deu.

 

Esa noche niños y niñas, hombres y mujeres de toda la ciudad y del campo, vestidos con los preciosos trajes tradicionales, todas las Comisiones de Fiestas, la Gestora de Festejos Populares y la Unió de Festers del Camp d´Elx y nuestras Reinas y Damas realizarán la solemne y emotiva ofrenda de flores a la Patrona, yacente en el cadafal de la Basílica de Santa María.

 

La Reina de las fiestas, Inma, junto con nuestra reina infantil, Laura, pondrán en su boca la súplica de todo el pueblo de Elche, y le pedirán a la Mare de Deu por todos los ilicitanos y por cuantos viven entre nosotros, especialmente por aquellos que sufren como consecuencia de la violencia, la enfermedad, el desempleo, las rupturas familiares…

 

Y esa ofrenda será el prólogo para la noche en que nadie duerme en Elche.

 

La noche en la que una procesión espontánea de cirios encendidos llega hasta el amanecer en la Basílica de Santa María, y en la que la alegría  y el bullicio iluminan cada rincón de esta ciudad.

 

Las luminarias, la serenata, las barracas, los bailes en el Hort de Baix, en las calles y plazas de los barrios,  la fiesta en cada distrito, en cada comisión de fiestas,  los churros con chocolate….todo esto hace que esta sea la noche más especial de todo el año: la NIT DE LA ROÁ.

 

En la mañana del 15 de agosto, viviremos la procesión del Entierro, con la Mare de Deu llevada sobre su camilla por los judíos y apóstoles entre tracas y cohetes.

 

Y llegaremos así al momento más sublime: la Festa, en la tarde del 15 de agosto.

 

Cuando, hacia las siete de la tarde, el Padre Eterno deja caer sobre la Mare de Deu la corona, Elche entero estalla en gozo y júbilo, en alegría que se desborda  y que se expresa, sobre todo, como sabéis hacerlo los ilicitanos: con el sonido atronador de la pólvora que sube al cielo.

 

Yo este año tendré el privilegio de compartir de un modo especial vuestra emoción en ese momento sublime de la Coronación de la Mare de Deu y de la lluvia de oropel en el interior de la Basílica de Santa María, que es el cénit de las Fiestas de Elche.

Horas después, un espectacular castillo de fuegos artificiales pondrá fin a las Fiestas de Elche 2013.

 

Pero este año la tristeza que a todos nos invade al llegar el final de nuestras fiestas enlazará muy pronto con el inicio de La Liga de Fútbol, con el equipo de camiseta franjiverde de nuevo en la máxima categoría.

 

Lo que hoy nos toca sin embargo es prepararnos para vivir nuestras fiestas, así que permitidme gritar:

 

Ilicitanos: los  que habéis nacido aquí, los que habéis echado vuestras raíces en Elche y los que llegasteis desde otras partes de España y del mundo buscando un futuro mejor: alegrémonos porque ya comienzan nuestras fiestas patronales, días en los que demostramos, como pocos pueblos, cuán orgullosos nos sentimos de lo que somos, de lo que hemos sido y de lo que hemos sabido ofrecer a la Humanidad entera….

 

Ilicitanos: disfrutemos con intensidad y con alegría de estos días de celebración, de fiesta grande, de entusiasmo, de reivindicación colectiva, olvidándonos por un tiempo de los problemas y preocupaciones de la vida diaria, y estrechemos nuestros lazos de convivencia y amistad con nuestros vecinos y conciudadanos. 

 

Ilicitanos: llenos de gozo, con el alma y el corazón llenos de sentimiento, en este marco incomparable, en esta plaza cargada de historia y tradición, desde lo más profundo de nuestro ser, gritad conmigo:

 

 

Viva Elche!

Visca Elx!

Visquen les Festes d´Agost!!!

Viva La Mare de Deu!!

Compartir esta entrada: