La fiesta del fútbol sala de la provincia se cita en el Esperanza Lag

Adrián Cedillo ¦ 12/01/13 12:14 @Adrcedillo

Elche Club de Fútbol Sala y Xaloc Alicante se verán las caras en el derbi de la provincia y principal choque de la liga, ya que ocupan la primera y segunda plaza en la clasificación.

El partido se ha rodeado de un halo de polémica por la decisión a última hora del Xaloc de no disputar el partido ayer viernes a las 21:30 horas. Este movimiento, que se mantuvo bajo el argumento de no poder disponer de un jugador, provocó que el choque se trasladara a marchas forzadas al domingo a las 11:30 horas en el pabellón Esperanza Lag.

Rubén Maestre llega al crucial partido con todos sus jugadores disponibles. Las fiestas han servido a sus jugadores para cargar pilas y recuperarse de cualquier molestia, por lo que tendrá a su disposición a los trece miembros de la plantilla, uno de los cuales será descartado mañana antes del inicio del encuentro.

La tensión se palpa en el ambiente ante un derbi, especialmente por las características deportivas que lo rodean y los acontecimientos acaecidos durante la semana. Se espera que el domingo por la mañana acudan muchos aficionados alicantinos a Elche para animar al Xaloc, y también para ver el mejor espectáculo posible en el fútbol sala de la provincia. Pero el grueso de la grada estará repleta de hinchas franjiverdes, que tratarán de que no haya butacas libres en el pabellón ilicitano.

Diversas peñas se han citado en el fondo norte del Esperanza Lag, donde se realizará un mosaico al inicio del encuentro, dándole continuidad durante el resto del partido con cánticos y el aliento necesario para que el Esperanza Lag se convierta en la temida bombonera ilicitana que tanto respeto ha despertado en los rivales que han visitado la ciudad de las palmeras.

Un partido muy importante a pesar de que el Elche mantendrá el liderato pase lo pase sobre la pista. Y es que un triunfo franjiverde, unido a una nueva victoria la semana que viene, dejaría al Xaloc con la friolera de diez puntos de desventaja justo en el ecuador de la competición, una distancia casi insalvable dado el nivel intratable mostrado por los pupilos de Rubén Maestre.

Compartir esta entrada: