El fichaje de Aarón

Santiago Martínez ¦ 11/01/13 07:00 @penflexiones

Comentaba allá por el mes de noviembre en aquel “Boletín del primer trimestre”, que se me antojaba imprescindible el fichaje de un extremo que pudiese jugar en ambas bandas en el mercado de invierno. No pedía, evidentemente, un fichaje de los llamados “titulares”, ya que el nivel de Xumetra y Fidel estaba siendo muy alto. Ni a nivel deportivo había que tocar algo que funcionaba de maravilla, ni a nivel de grupo podías “premiar” con el banquillo a una de tus piezas clave hasta el momento. Pero sí, por las dudas que levantaba Palanca, consideraba que se debía traer a alguien que supusiese una competencia real a los extremos, que no permitiese confianzas, en definitiva, que nos hiciese mejores en esa posición.

Dos meses después, lamentablemente Palanca no ha despejado esas dudas, es más, ha sido, de todos los jugadores a los que se le ha brindado la posibilidad de demostrar que tienen cabida en el once titular, el único que no la ha aprovechado. De esta forma, pese a la lesión de Jordi Xumetra, Fran Escribá ha optado por colocar en banda a Carles Gil, sin ser ésta la posición donde más rinde el valenciano.

Si por aquel entonces me hubiesen dado el siguiente retrato robot del fichaje: jugador en propiedad,  de  veintitrés años, internacional español en TODAS las categorías inferiores, futbolista al que ya conocen Escribá y el cuerpo técnico por haberlo tenido,  y con experiencia en la Segunda división… lo habría firmado sin pensármelo dos veces, y hubiese pensado que la mayoría de los aficionados también, pero mi sorpresa ha sido grande al haber leído muchas  críticas a esta incorporación.

Con  las críticas ajenas a lo futbolístico voy a pasar de puntillas, sólo decir que si yo hubiese tenido un hijo con un gran potencial futbolístico, también me lo hubiese llevado de la “cantera,” por llamarle de algún modo, del Elche de aquellos años. El Elche es muy importante, pero un hijo lo es más.

En cuanto a las futbolísticas, he leído que es un jugador que ha dado muchos tumbos, que no será muy bueno si nadie lo ha querido. Una verdad a medias y con poco análisis detrás. Criticar que un chaval de dieciocho años no sea un jugador importante en un primera griego o en uno de los dos históricos de Escocia, me parece injusto. Más bien podríamos hablar de una mala planificación del Valencia en cuanto a esas cesiones. O quedarnos con que algo debería tener ese chico que había debutado en Champions (de la mano de Quique y Escribá), para que esos equipos se interesaran en él.

El Celta sí fue una buena decisión. De hecho empezó cuajando grandes actuaciones, siendo de los más destacados, pero se rompió el cruzado y, evidentemente, el Celta no quiso prolongar la cesión de un jugador convaleciente.

Después de la lesión, el Recre, donde tuvo una temporada aceptable que le valió el interés de uno de los mejores equipos de la categoría, el Almería.

También he leído a modo de crítica que no será muy bueno si el Almería lo deja ir. Puede haber mil motivos para dejar ir a un jugador, que le pregunten al Recre porqué dejó ir a Fidel, o al Sporting porqué dejó ir a Damián o porqué no renovó a Rivera.

También han comentado que vaya refuerzo siendo un suplente en el Almería. Igual tienen una idea diferente a la mía de lo que es un suplente. Pero a mí , para a un jugador que de diecisiete partidos ha jugado doce de titular, se me antoja muy dura esa etiqueta. Cabe añadir que su competencia en el puesto son Aleix Vidal y Carlos Calvo, ahí es nada.

En definitiva, como cualquier fichaje, puede salir bien, mal, o regular, pero por capacidades futbolísticas, por la adecuación de su perfil a las necesidades del equipo, por el plus de compromiso que da ser de la ciudad y, sobretodo, por contar con el visto bueno de Fran Escribá, me parece un acierto su incorporación.

Compartir esta entrada: