Fastidio

Chimo Baeza | 28/10/2013 00:05 @chimoeneas

Fastidia perder contra el Granada. La rivalidad será de hace pocos años, pero aquel play-off resultó tan intenso que los andaluces pasaron de repente al top 3 de equipos menos queridos (por decirlo suavemente) junto con el Hércules y algún otro que ahora mismo ni recuerdo. Y había ganas de revancha, de ganar, por mucho que el partido del sábado no tuviera la trascendencia de aquel de 2011. Fastidia incluso más perder con un gol de tontos, en el que, antes de una falta, los defensas dejaron completamente solo a Iturra (para colmo, el rival más cercano al balón) y Herrera no llegó a blocar bien el balón.

Fastidia porque el Granada fue, a los puntos, mejor que el Elche, pero se llevó la victoria gracias a ese pequeño detalle. Los que van como Wally (menos en este partido) hicieron de la necesidad virtud y, a pesar de todas sus bajas, idearon un sistema, con un Iturra (de nuevo él) en plan mariscal, en el que el Elche nunca se sintió cómodo. Ésa, quizás, es la única lectura positiva del partido: que, incluso en uno de sus días más espesos, nuestro equipo pierde por un error puntual. Aquel tiempo al que el equipo le faltaba la gasolina a la hora del partido parece que ha quedado atrás y ahora casi se da la sensación contraria: cuando más achuchó el Elche fue en los minutos finales, precisamente cuando el Granada parecía desfondarse. Faltó acierto, pero toca tener paciencia y esperar jornadas mejores en este pequeño maratón de partidos que se acerca (dicho sea de paso, personalmente, me asustan los nombres de Athletic y Villarreal, pero también me asustaba el Real Madrid y casi nos los merendamos).

Fastidia perder contra el Granada, pero siempre hay que recordar que esto es un juego. El más importante de las cosas menos importantes, pero nada más. Si es cierto, como recoge el acto del árbitro, que hubo gritos (sonidos, más bien) racistas contra Nyom, el lateral granadino, merecemos ser castigados, aunque tantos tengan que pagar por unos pocos. El racismo en los estadios es una lacra (en los estadios y en cualquier parte), pero, eso sí, son iguales de peligrosas palabras como las de Quique Pina y su amenazante “ya iréis a Granada”. Cierto: lo dijo en caliente y tras ser “invitado” a marcharse del estadio, pero no estaría de más que los jefazos del fútbol llamaran a la calma y no a la guerra. Luego, cuando pasan cosas graves entre aficiones, nos preguntamos hipócritamente cómo hemos llegado hasta ahí cuando hemos visto cómo hemos construido la hoguera delante de nuestras narices. Recordemos, sólo es fútbol: jode cuando tu equipo pierde, jode más cuando pierdes contra uno de tus peores rivales, pero no deja de ser un juego. Bastante divertido, eso sí.

Compartir esta entrada: