El factor campo no decide nada

Rc Sala de Juegos

¿Jugar la vuelta de una eliminatoria en casa o a domicilio? Hay opiniones para todos los gustos y el debate siempre está servido, sea en clave Champions League, Europa League, Copa del Rey o playoff de ascenso. En el entorno del Elche ya se habló mucho de ello antes de medirse al Real Murcia, cuando finalmente a los franjiverdes les tocó afrontar la vuelta en el Martínez Valero.

Luego no ha habido opción a la suerte. Tanto ante Sporting B, con buen resultado, como ante Villarreal B, el Elche va a tener que afrontar las eliminatorias con el llamado factor campo en contra. Es decir, jugando los partidos de vuelta a domicilio. La mejor clasificación de los dos filiales, segundos de sus grupos, obliga a los ilicitanos a jugar los encuentros decisivos lejos de su estadio.

Y la historia, ¿qué dice? En el caso de la promoción de ascenso a Segunda División, el formato de eliminatorias es muy reciente. Se implantó en el año 2005 con un retoque desde 2009, año en el que se incluyó la ronda de los campeones para premiar a los equipos que acaban primeros de sus grupos.

Empate a 27

En estos 14 años se han disputado un total de 54 eliminatorias decisivas para otorgar una plaza de Segunda División a su vencedor, incluyendo las dos de campeones de este curso. El balance no puede ser más equilibrado: en 27 ocasiones lograron el ascenso los clubes con factor campo a favor y en otras 27 lo hicieron los clubes con factor campo en contra. Por lo tanto, este elemento no es decisivo.

Entre 2005 y 2008 no se distinguía de ruta hacia el ascenso entre campeones, segundos, terceros y cuartos. Todos tenían que pasar tres eliminatorias para subir. En tres de esos cuatro años (2006, 2007 y 2008) lograron el premio en la ronda final dos equipos con factor campo a favor y otros dos en contra. La baraja únicamente se rompió en 2005, cuando tres equipos que disputaron la vuelta en casa subieron a Segunda.

Desde 2009, mejor los foráneos

Desde 2009 y, por lo tanto, con el formato actual, el balance es sensiblemente superior a los equipos que juegan la vuelta a domicilio. Y no gracias a las eliminatorias de campeones, donde la igualdad es total, con diez equipos con factor campo a favor y otros diez con factor campo en contra ascendiendo. Este mismo curso así ha ocurrido. El Rayo Majadahonda subió en casa y el Mallorca lo hizo en Miranda de Ebro.

En el caso de la ruta de segundos, terceros, cuartos y equipos eliminados de la ronda de campeones, el balance es sensiblemente superior hacia los conjuntos que disputan la vuelta a domicilio: diez clasificados por ocho de los que lo hicieron en casa. Ello provoca la igualdad total mencionada antes: 27 celebraron el ascenso en casa y 27 lo hicieron lejos de sus ciudades.

SÓLO UN PLENO EN CADA CASO

La igualdad histórica a la hora de aprovechar el factor campo en las rondas decisivas de ascenso a Segunda se nota también al comprobar que sólo en una ocasión subieron los cuatro equipos que jugaban la vuelta en casa. Fue el curso pasado, en el que ascendieron los cuatro campeones de grupo. Por el contrario, en otra ocasión (2011) el premio fue en los cuatro casos para los equipos que afrontaron la vuelta de la eliminatoria decisiva a domicilio.

Foto: Francisco Maciá

Compartir esta entrada: