«Hemos recuperado la identidad»

La afición del Elche aún espera que Rubén Baraja frote la lámpara para que aparezca el genio en todo su esplendor. De momento, Javier Espinosa solo ha ofrecido destellos de su enorme calidad, suficientes para iluminar partidos planos o atascados. Poco aún para el enorme potencial que se le adivina al toledano, quien llegó a ser señalado tiempo atrás en La Masía como el heredero de Iniesta.

Espinosa va a más cada semana. Se nota con «chispa y confianza«, pero como conocedor del fútbol que lleva dentro se exige más. El jugador no quiere debates sobre su posición en el campo, ya que asegura que, pese a ser la media punta su hábitat natural, en la banda tiene libertad absoluta para «alternar e irme hacia el centro». 

Ve al equipo fuerte «física y mentalmente» y con ganas de que llegue un partido ante un rival difícil ante el que asegura que el Elche no cambiará su forma de jugar «porque en las últimas jornadas hemos recuperado la identidad«. «El míster nos quitó ese miedo que tuvimos en algunas jornadas y no tenemos que cambiar, solo igualar la intensidad del rival», ha dicho en alusión al Alavés.

No hay, por lo tanto, cambio de plan. El Elche seguirá cuidando el balón y armando su juego de ataque como si fuera un mecano, pieza a pieza, pase a pase. «Tenemos que ser nosotros mismos y jugando el balón lo tenemos fácil», ha añadido el toledano, quien destaca la importancia de los puntos porque pueden comenzar a determinar «dónde quiere estar y dónde quiere mirar» el Elche.

Ganar el sábado supone, en su opinión, un «salto de calidad», pero advierte de que enfrente está un equipo rocoso «con ese punto de agresividad e intensidad que le caracteriza». «Cada jornada se queda con un jugador menos y se quiere decir que va a mucha intensidad», ha recordado sobre el equipo de Bordalás. En este contexto, Espinosa afirma que no queda otra que «igualar o superar» la intensidad conjunto vitoriano si se quiere ganar el partido.

En este sentido, el futbolista del Elche espera a un rival que «presionará arriba», pero se muestra confiado en que el Elche tendrá «el control del partido», tal y como le gusta al equipo ilicitano en los encuentros que disputa en el Martínez Valero

El futbolista toledano rechazó el rol de líder y referente del Elche y se limitó a señalar que solo intenta dar lo mejor para el equipo. «Todos los jugadores debemos sentirnos importantes y preparados para lo que venga”, ha explicado. «Estoy cómodo, bien y soy feliz. Pero hay que seguir creciendo», ha añadido Espinosa, quien confía en que, una jornada más, el aliento de la afición del Elche empuje al equipo.

«Nos gusta jugar en casa y sentir su apoyo. Desde el primer día dijimos que queríamos engancharlos», ha finalizado.

Compartir esta entrada: