A la espera de la decisión de LaLiga con el Reus

El Elche inicia la semana con el presagio de que en la próxima jornada sumará tres puntos sin jugar. El equipo ilicitano tendría que visitar al Reus el domingo a las 18:00 horas, pero el club catalán atraviesa unos problemas económicos que apuntan a costarle la expulsión de la competición en los próximos días. Si eso ocurre, a los franjiverdes se les daría el partido por ganado.

El Juez Único de Competición de LaLiga tiene previsto decidir esta semana sobre la sanción propuesta al Reus: cinco años de exclusión del fútbol profesional y una multa de 250.000 euros. Ante su situación, el organismo dirigido por Javier Tebas y la Federación suspendieron los dos primeros choques de los rojinegros en la segunda vuelta, contra Las Palmas y Albacete.

US Real State Investment, empresa americana que compró el club hace poco más de una semana, ha presentado sus alegaciones para evitar el castigo. También ha enviado al Consejo Superior de Deportes (CSD) la documentación necesaria para legalizar la adquisición de la mayoría accionarial. No obstante, estos movimientos ni mucho menos aseguran que el Reus eludirá la importante sanción.

Pero aunque la entidad del Baix Camp logre seguir en Segunda, hay otro factor que vaticina que la cita ante el Elche no se celebrará: sólo tiene cinco jugadores con ficha profesional, uno de ellos lesionado. El mínimo para competir son siete. La mayoría de los integrantes de la plantilla se desvincularon por los impagos. Entre ellos, Edgar Badia, fichado por el Elche en el mercado invernal.

De los 12 futbolistas que quedaban, siete rescindieron sus contratos por un acuerdo con el anterior dueño de la entidad, Joan Oliver. Algunos ya han encontrado destino: el exfranjiverde Linares al Real Zaragoza, Borja Herrera al Albacete y Mario Ortiz al Racing de Santander. Según Marca, la Federación ha denegado estos cambios de equipo porque no considera válido el documento privado que les libera, pero está claro que no van a regresar después del calvario que han sufrido.

Amistoso si no se juega en Reus

Aunque son conscientes de que las opciones de jugar en Reus son mínimas, desde el Elche mantienen la cautela porque ni LaLiga ni la Federación les han notificado oficialmente la suspensión. En la última jornada, al Albacete se lo comunicaron tres días antes del partido. Si no hay encuentro, Pacheta explicó que el cuerpo técnico intentaría programar “una semana de trabajo muy intensa y organizar un amistoso para el sábado, para así ganar un día y medio de descanso”. El rival podría ser uno de los conjuntos extranjeros concentrados en Pinatar Arena, Campoamor o La Manga Club por estas fechas.

Si el Reus-Elche no se celebra, los franjiverdes encadenarían tres partidos consecutivos en el Martínez Valero, ante Numancia (1-1), Real Oviedo (sábado 9, 18:00 horas) y Extremadura (sábado 16, 18:00 horas). Gonzalo Verdú cumpliría su sanción por ciclo de amarillas ante los asturianos si el cuadro ilicitano no tiene competición esta semana. Y por si hay dudas: si LaLiga expulsa al Reus, se mantendrían los resultados de la primera vuelta, todos los equipos sumarían tres puntos en la jornada en la que deberían haberse medido a los catalanes en la segunda vuelta y habría una plaza de descenso a Segunda B menos. El Elche lucharía por evitar las tres que quedarían.

Foto: LaLiga

Compartir esta entrada: