Los espejos para Unai Simón

Rc Sala de Juegos

Unai Simón ha aterrizado en el Elche con el cartel de portero de gran proyección. Un diamante por pulir de la prolífica cantera de Lezama. Tras una gran temporada con el filial en Segunda B, el Athletic ha decidido que el guardameta vitoriano salga cedido a un equipo de Segunda para que crezca y adquiera experiencia en el fútbol profesional. Un camino que ya siguieron tres de sus, hasta hace poco, compañeros en el conjunto bilbaíno. Unai Simón tiene espejos en los que fijarse y apoyarse para desarrollar su carrera.

Iago Herrerín

Iago Herrerín regresó al Athletic tras dos temporadas a buen nivel en el filial del Atlético de Madrid en Segunda B. Con 24 años y con Gorka Iraizoz y Raúl Fernández cerrándole las puertas del primer equipo, se marchó a préstamo al Numancia, donde asumió la titularidad y dio la talla con creces.

Su etapa en Soria le sirvió para ganarse un sitio en el Athletic. A excepción de su paso de media temporada en el Leganés, el papel de Iago como rojiblanco en los cinco últimos años se ha limitado a disputar la Europa League y la Copa del Rey y cubrir la lesión o sanción del arquero titular en Liga. En su palmarés figura una Copa lograda en 2016.

Kepa Arrizabalaga

Sin duda, el ejemplo más ambicioso. Kepa Arrizabalaga es ahora uno de los porteros mejor considerados del panorama futbolístico, pero pocos le conocían cuando el Athletic le cedió a la Ponferradina en el mercado invernal de 2015. Tenía 20 años cuando dejó el filial bilbaíno para luchar por defender la portería de una escuadra de Segunda. Prácticamente fue llegar y hacerse con la titularidad del equipo berciano, que se quedó cerca de disputar el playoff.

En la siguiente temporada, jugó a préstamo en el Real Valladolid, donde dio un paso más en su progresión. Ya titular con la selección sub-21, su rendimiento fue clave para que los pucelanos evitaran el descenso a Segunda B.

Seguros AXA

Demostró que estaba preparado para dar el salto a Primera. Y Ernesto Valverde apostó por el joven meta de Ondarroa para darle la responsabilidad de la titularidad del Athletic en detrimento de Gorka Iraizoz, una de sus figuras en los últimos años. Pasó de promesa a realidad. Y sus grandes actuaciones le han consagrado como un guardameta top. El Real Madrid quiso hacerse con sus servicios y acudió con la selección al Mundial de Rusia.

Álex Remiro

El ejemplo más reciente. A diferencia de Herrerín y Kepa, no necesitó una cesión para debutar en Segunda. Lo hizo con 20 años tras ascender con el Bilbao Athletic, ofreciendo un buen nivel. Tras el descenso del filial, el club rojiblanco le buscó un destino en la división de plata. Sería un recién descendido de Primera, el Levante, con el que consiguió el ascenso a la máxima categoría. Sin embargo, su participación fue prácticamente testimonial. Disputó las cuatro primeras jornadas, pero el técnico granota, Juan Ramón López Muñiz, le relegó a la suplencia cuando Raúl Fernández se recuperó por completo de su lesión.

Tras un año casi en blanco, tocaba volver a salir de Lezama en forma de cesión. La elección era importante, y el Athletic acertó de pleno: el Huesca. El portero navarro tuvo un notable protagonismo en el histórico primer ascenso a Primera del equipo altoaragonés.

Con dos éxitos consecutivos, Remiro se entrena con el Athletic a la espera de resolver su futuro para el próximo curso. Con Kepa e Iago Herrerín como competencia, su permanencia en el primer equipo apuntaría a una condena al ostracismo. El Huesca se mantiene en compás de esperar para volver a contar con él en su debut en Primera.

El espejo de Yoel

Nunca ha jugado en el Athletic, pero Yoel Rodríguez también sirve como espejo para Unai Simón. Después de ascender a Primera en la campaña 2011/2012, el Celta decidió que el guardameta vigués necesitaba un año más en Segunda para terminar de curtirse. El Lugo, recién ascendido, le incorporó a préstamo. La dura competencia de Yoel sería el franjiverde José Juan.

Yoel tuvo que ‘currárselo’ para hacerse con la titularidad por delante de José Juan, por aquel entonces con 33 años. Sin embargo, el veterano portero le quitó el puesto en la recta final de la primera vuelta. José Juan respondió a la oportunidad de Quique Setién con un gran nivel, pero su periodo como titular fue corto. Una lesión en el Rico Pérez permitió a Yoel volver al once hasta el final del campeonato, con excepción de seis jornadas en las que José Juan ocupó la portería.

La etapa de Yoel en el Lugo con José Juan como rival tuvo una gran importancia en su progresión. En su vuelta al Celta, el meta vigués fue la apuesta indiscutible para Luis Enrique bajó palos y ofreció un alto rendimiento. Un año después de su paso por el Anxo Carro, el Valencia pagó dos millones de euros para ficharle. Actualmente, Yoel se mantiene en la máxima categoría como arquero del Eibar.

“La cesión es un modo de progresar”

“Veo los ejemplos de Iago, Kepa y Remiro y he recibido sus consejos. La cesión es un modo de progresar. Vengo a un club en el que puedo crecer bastante”, declaró Unai Simón en su presentación. El club ilicitano, que ha apostado fuerte por hacerse con sus servicios, tendrá un papel importante en el periodo de madurez del internacional sub-21. Unai tenía varias novias en Segunda, pero Jorge Cordero le convenció con el proyecto ofrecido.

Nadie sabe dónde está su techo, pero el presente es que el Elche se beneficiará de sus cualidades en su regreso al fútbol profesional. Ahora, le toca luchar por la titularidad con José Juan, a quien considera “un portero muy bueno” y le pondrá el listón alto. “Vengo a trabajar día a día. Después, el míster decidirá quién juega”, afirmó.

Fotos: Elche CF, LaLiga y MoiCeleste

Compartir esta entrada: