Escribá explota contra el club: «Mi desconfianza es absoluta»

El técnico critica la actuación de los dirigentes en el asunto del recurso por las tarjetas a ‘La Roca’ y Damián: «Es un error imperdonable y no quiero explicaciones porque a veces hacia arriba no sirven».

De cabreo en cabreo ha ido la semana de Fran Escribá. Una vez olvidado el desencanto deportivo del partido contra el Real Madrid, las consecuencias desde los sofás de cuero se han encargado de recordarlo y de hacer brotar otro desencuentro interno en el Elche. El recurso fuera del plazo permitido que el club envió para dejar sin efectos las tarjetas a Carlos Sánchez y Damián Suárez ha enervado al técnico franjiverde, quien no ha dudado en cargar con dureza contra la actuación de los dirigentes en este asunto: “Es un error imperdonable y una torpeza mayúscula del club. No tengo ninguna duda de que se la hubiesen quitado [la de Carlos Sánchez]. No se aprende porque ya ocurrió con Damián el año pasado y perdimos este principio de temporada a un jugador importante. Mi desconfianza en ese tipo de cosas es absoluta. Prefiero que no me comenten nada. Quiero que trabajen, las explicaciones no me sirven. Al revés, hacia arriba cuando llegan resultados negativos, a veces no sirven explicaciones aunque no se tenga ni idea de fútbol”, ha espetado el preparador.

También ha recordado el hándicap que le supone no poder contar con ‘La Roca’ para este domingo: “Trastoca mis planes no poder contar con Carlos Sánchez porque es un jugador importante. Es un palo gordo, pero no me preocupa porque confío plenamente en el que vaya a salir en su sitio. Puedo hacerlo igual con trivote o con un centro del campo más ofensivo, tengo opciones”.

La única alegría que ha tenido Escribá esta semana se la dan sus chicos y “las buenas sensaciones” que dejó la última jornada pese a la derrota. “Pasamos página”, ha expresado el entrenador del cuadro ilicitano para, al menos en lo deportivo, mirar sólo hacia adelante donde espera el Celta: “Es un buen equipo, con ese ‘sello Barça’ de jugar muy bien al fútbol. Con alas muy alegres, un delantero centro claro y gente que llega al remate. Hacen un futbol muy atractivo para el espectador y puede ser un partido bonito. Entre dos equipos que son alegres ganará el que menos errores cometa”, ha analizado.  El míster ha reconocido que percibe “ganas de conseguir la primera victoria” en el grupo que gestiona, pero ni mucho menos habla de ansiedad. “No la detecto, en el vestuario no se nota. La lectura es la contraria del año pasado. Estamos cerca de la primera victoria. La línea es buena».

Sobre el árbitro designado para el duelo de Vigo y cuestionado por las posibles presiones que pueden recaer sobre el debutante Prieto Iglesias, Escribá se ha mantenido en su idea de no darle importancia al colegiado: «No sé ni quién nos pita», ha sentenciado.

Compartir esta entrada: