“No creo que el Elche me haya echado de menos”

Jordi Xumetra vuelve este viernes con el Levante por primera vez al Martínez Valero: “Me vendrán bonitos recuerdos, no sé cómo me recibirá la gente”.

 

Jordi Xumetra Feliu (L’Estartit, Girona, 1985) volverá el viernes, como enemigo, a la banda desde la que hizo historia en el Elche. En su tercera temporada como franjiverde, y tras algún crudo desencanto por el camino, agarró el ansiado ascenso a Primera División justo en el momento en que acababa su contrato. Pero ni el cartel de actor principal en el mayor éxito de la entidad ilicitana en 25 años fue suficiente para alcanzar un acuerdo en los despachos del Martínez Valero. Firmó por el Levante en una mezcla de decepción y ambición y ya no mira hacia atrás: define como notable su debut en la máxima categoría y sostiene con profesionalidad la pretensión de conquistar un singular territorio comanche. Antes, cura con infinitas ganas de no perderse la cita un esguince que, confía, no le privará de comprobar qué se siente al pisar la que algún día fue su casa. ‘Xumi’ reconoce que aún ni se lo ha imaginado.

¿Cómo va el tobillo?

Estoy bien. El lunes aún tenía pequeñas molestias y hoy [martes] ha ido todo bien. Llegaré al partido y tengo muchas ganas de jugarlo porque es especial para mí.

En la ida en Orriols ya jugó unos diez minutos frente a algunos de sus excompañeros, pero en el Martínez Valero el sentimiento será diferente, ¿no?

No sé qué sentiré, la verdad. Me han contado que el estadio ha cambiado un poco, sobre todo por fuera. Cuando salte al campo seguro que me vienen recuerdos de muchas vivencias bonitas y positivas que guardo de Elche. Allí, tanto yo como mi familia, hemos pasado tres años fenomenales.

Fue y es, para muchos, uno de los grandes ídolos recientes del franjiverdismo. ¿Cómo piensa que le recibirá la afición?

La gente allí siempre ha sido muy agradable y cariñosa conmigo y con mi familia, tanto el aficionado en el estadio como la gente por la ciudad. Es de agradecer y de admirar que te abran los brazos.

Pero un sector no entendió su salida. ¿Le sorprendería oír pitos?

Habrá opiniones para todo. Seguro que hay gente que no vio bien que me fuera, pero es una decisión mía por algún tema que otro que hay atrás y se dio esta posibilidad.

El Levante a un paso de la permanencia y el Elche con urgencia de puntos. ¿Qué partido espera?

He seguido al Elche y está bien, en buena línea. En Valencia tuvo ocasiones para llevarse algún punto más e igualmente en el campo del líder planteó dificultades al Atlético de Madrid. Nosotros somos un equipo muy rocoso fuera de casa y se verá un partido muy disputado entre dos rivales que necesitan los puntos. Vamos a Elche a hacer nuestro trabajo, que es sellar la permanencia y se nos está alargando. Será bonito de ver.

Independientemente de la cita del viernes, ¿cree que el conjunto franjiverde se salvará?

Claro que sí. Por plantilla y cuerpo técnico pueden sumar cuatro o seis puntos de los doce que quedan.

Pero una derrota local esta jornada supondría problemas. Principalmente por el calendario que le queda.

Sé su calendario y en Málaga pueden sacar algo positivo. Contra el Barcelona nosotros mismos sacamos un empate en casa. Los partidos hay que jugarlos y todos tenemos dos piernas para darle al balón.

Con tanto amigo que dejó en ese vestuario, seguro que le vacilan estos días con que no corran mucho…

Siempre hay cachondeo, pero no pasa de ahí. Somos muy profesionales y todos sabemos el delito que sería. Ni siquiera entramos a hablarlo.

A nivel de club, aunque con el ascenso ha dado un salto lógico, ¿qué diferencias ha encontrado entre el Elche que usted conoció y el actual Levante?

Sobre todo en estructura. Por experiencia, por el hecho de llevar más años en Primera y haber disputado competición europea, diría que el Levante es un club más estructurado. Es cierto que yo estuve en el Elche en Segunda y ahora me han hablado muy bien de cómo se están haciendo las cosas y de la gente que hay trabajando.

Nada de medio pelo, entiendo.

Ahí prefiero no entrar…

Dijo el verano pasado que firmaba con los granotas por la ambición de poder jugar en Europa, pero esta campaña ha quedado lejos. ¿Volvería a tomar la misma decisión?

No me arrepiento, a toro pasado es muy fácil hablar. Fui a Elche con el objetivo de subir a Primera División y lo conseguí. Cuando logras algo tan grande tienes la necesidad de nuevos retos. En ese momento decidí cambiar y hasta ahora estoy contento.

1468 minutos en 22 partidos y segundo máximo asistente del equipo pese a no ser un fijo para Caparrós. ¿Está satisfecho con su año de estreno en la élite nacional?

Personalmente pongo un notable a mi temporada. Siempre hay que aspirar a más, pero estoy contento con lo que he jugado y con lo que he aportado: no lanzando la estrategia he dado cinco asistencias. Aunque podría llevar alguna menos y algún que otro gol más [risas].

Durante casi todo lo que va de curso, Escribá ha tenido que tirar de jugadores habituados a otros puestos para cubrir la banda derecha del ataque, su posición. Stevanovic no cuajó, Manu del Moral tampoco ha encontrado regularidad… ¿Siente que alguien le ha podido echar de menos?

No, el Elche tiene grandes futbolistas para jugar ahí. El equipo está planificado y en mi posición pueden jugar Carles, Aarón o incluso Coro. Está muy bien cubierta y la prueba son los resultados.

Compartir esta entrada: