Saúl Ñíguez: “Con el corazón quiero una equis; con la cabeza, un dos”

El ilicitano cedido al Rayo por el próximo rival franjiverde confiesa tener el corazón dividido: “En el Elche juega mi hermano y es el equipo de mi tierra, pero el Atleti me lo ha dado todo”.

Hace hoy justo una semana, Saúl Ñíguez Esclapez (Elche, 1994) alcanzó los 19 años y ya ha dejado de ser ser el niño que viene a la mente de sus paisanos ilicitanos al recordarlo. El pequeño de los Boria tiene, en el campo y fuera de él, comportamiento de hombre: valora todo lo que le han dado en el Calderón, no olvida su cuna cercana al Martínez Valero y se niega a mirar más allá de Vallecas por ahora.  Esta temporada, cedido por el Atleti al Rayo, se está licenciando en Primera con excelentes calificaciones: 1140 minutos en trece de las catorce jornadas disputadas y hasta un gol. El próximo fin de semana, antes de visitar el Benito Villamarín a las órdenes de Paco Jémez, vivirá al duelo entre los dos equipos que siente, el biológico y el adoptivo.

P. ¿Ve al Elche capaz de ganar al Atlético de Madrid?

R. Lo tendrá muy difícil. El Atleti está haciendo una temporada excepcional y juegue quien juegue rinde a un nivel muy alto. Confío en que Fran Escribá lo tenga bien estudiado.

Ayúdele: ¿Cómo se le puede hacer daño a un equipo tan sólido en todas las líneas y que encima destila confianza?

No se me ocurre ningún punto débil. Se está viendo lo complicado que es hacerles daño.

A la inversa, con la lección aprendida tras el 5-0 a su Rayo en el Calderón. ¿Qué no debe hacer el Elche?

Les dejamos muchos espacios y arriba tienen gente muy rápida que te mata. Saben muy bien a lo que juegan. No les hace falta tener el balón para ganarte porque aprovechan cualquier mínimo error.

Jornada inaugural, paseo ante el Elche en Vallecas. Jornada 14, el Rayo en descenso cinco puntos por debajo. ¿Qué ha pasado?

Estamos dando muchas facilidades y no estamos haciendo bien las cosas. Debemos salir todos con la misma idea, no hace falta que sea el partido de tu vida para jugar a tope. Deseo que el equipo empiece a disfrutar los partidos y a ganarlos.

Para el sábado, ¿franjiverde o colchonero?

El Elche es el equipo de mi tierra y allí juega mi hermano. Quiero que a Aarón le salga un buen partido y le sigan yendo bien las cosas, pero el Atlético de Madrid me lo ha dado todo y le deseo lo mejor. Con el corazón, un empate estaría bien, aunque lo mejor para el Rayo es que gane el Atleti. Y que conste que quiero que el Elche se salve.

Es el mejor momento de Aarón desde que llegó al Elche.

Así es, pero aún creo que puede dar mucho más. Es un jugador como la copa de un pino, y no porque sea quien es. Le dolió perderse el partido contra el Valencia porque, como yo en el Atleti, es el equipo donde se ha formado y además venía jugando muy bien. Pero se quedó contento porque el Elche ganó.

Primero fue él en Bilbao y en la última jornada también se ha estrenado usted como goleador en Primera División. Casi de la mano.

Mi gol [de cabeza a la salida de un córner contra el Espanyol] me gustó mucho, sobre todo porque acortaba diferencias y nos ponía 1-2 con esperanza de remontar. Pero con el 1-3 se me olvidó hasta que había marcado. Viene bien, estoy más tranquilo sin esa presión por meter gol. En el centro del campo puedo ayudar en eso, tengo más posibilidad de llegada.

Paco Jémez ha descubierto su versión de central. ¿Qué tal ahí?

No voy a decir que me siento incómodo, porque si se me pide juego hasta de portero y daré el máximo, pero lo noto mucho en la felicidad con que acabo los partidos. Aunque me salgan bien las cosas de central, si juego de mediocentro estoy más contento.

Pero esa versatilidad le puede abrir aún más puertas en el futuro, ¿no?

No lo sé, no pienso en eso si soy sincero. Ahora mismo sólo me dedico a jugar y a ayudar al Rayo a salir de abajo. Aquí me están dando la oportunidad y todos me tratan muy bien, estoy muy agradecido a la afición y al club.

FOTOGRAFÍA: Alejandro Pelayo (RayoTotal.com)
Compartir esta entrada: