“Mi obsesión es que el jugador crea en mi idea”

Rc Sala de Juegos Ferreteria Els Ferrers

Una charla con Pacheta da para mucho. Te deja titulares por aquí y por allá. Es dueño de un mensaje que ha convencido a unos jugadores que parecían reclamar un referente y a una afición que en un mes ha reactivado las esperanzas de ascenso. En esta primera parte de la entrevista, hablamos con el entrenador del Elche de su vida desde el pasado 27 de febrero, cuando firmó por el club franjiverde.

Partido contra el Mallorca, ¿qué sensaciones tiene?

Sigo teniendo las mismas que desde el día que llegué. Grandes sensaciones, muy positivas. Son las que me transmiten los chicos en cada entrenamiento o cuando tengo alguna charla con ellos. Estamos en una línea interesante. Cada día que pasa crecemos, hacemos mejor muchos más detalles. El último partido, que era tremendamente complicado, me ha dado aún más datos positivos.

Al ver la clasificación, ¿da pena no estar más cerca del Mallorca?

A mí no, sólo me preocupa lo mío. La clasificación es inamovible. Sólo la podemos cambiar a través de pasitos cortos. Es muy difícil arreglar en pocos días todo un año. Lo primero es asegurar el playoff y luego estamos en el camino de tener que jugar seis partidos. La situación es mejor que cuando yo llegué, no sólo a nivel de puntuación. Las sensaciones que yo tengo son mejores cada día. ¿Tendríamos que estar más cerca? Bueno, ahí estamos. El Mallorca hizo una primera vuelta salvaje. Y no nos olvidemos del potencial económico que tienen los filiales, gracias a sus naves nodrizas.

Le veo mentalizado para jugar tres eliminatorias…

¿En lugar de una ronda hay que ir a tres? El equipo está preparado. Vamos a ver si en estas semanas que quedan llegamos aún mejor preparados.

Seguros AXA

De las dos vertientes que tiene que trabajar un entrenador, la mental y la táctica, ¿cuál ha tenido que desarrollar más en este mes?

Intento que vayan las dos de la mano. No soy capaz de separarlas. En los cursos de entrenador tenía grandes debates con mis profesores. Yo, para hacer una gran acción técnica, necesito una preparación física y mental. Me he preocupado más en el detalle. Mi obsesión es que el jugador tenga en su cabeza el mayor número de variables y soluciones cuando llegue el partido.

Al llegar, ¿tuvo la sensación de que los jugadores estaban confundidos y por eso no habían sacado su potencial con los dos entrenadores anteriores?

Esta es la cuarta vez que me toca coger a un equipo en mitad de temporada. A todos los sitios he ido de la misma manera y no me gusta hablar de lo anterior. Tengo un mensaje claro porque tengo vista la plantilla a la que voy. Mi idea clara la he traído aquí: ser solidarios, tener una idea que no genere dudas y trasladarla a los jugadores. Luego, esa idea puede ser errónea y me puedo equivocar, pero es mi idea. En base a mis jugadores tengo que saber si jugar por dentro o por fuera. Si tengo una gran sala de máquinas y buenos mediapuntas, jugaré por dentro. Si no, por fuera. ¿Mi modelo de juego? No tengo. Si llego a un sitio y tengo tres centrales buenos, pues jugaré con tres.

¿Las sensaciones son mejores de lo esperado?

El equipo va en línea ascendente. Nos han metido dos goles en seis partidos. Eso querría decir que nos meten 13 en toda la liga. Es una barbaridad. Eso habla de cómo defendemos.

“Mi inicio en el Elche es el más contundente que he tenido, el que me deja mejor sabor de boca para el futuro”

¿Está siendo su mejor inicio, más allá incluso de resultados, hablando de sensaciones?

En Oviedo tuvimos un inicio espectacular, pero fue victoria, empate, empate y derrota. Luego ganamos los nueve últimos. Y estábamos cerca del playoff de descenso, no como este Elche. Este sí es el más contundente, el que mejor sabor de boca me está dejando de cara al futuro. Si seguimos así vamos a ser un equipo durísimo en el playoff.

Sobre todo en el Martínez Valero…

Aquí todavía tenemos que proponer un poquito más, quitarnos el miedo al error. Nos está costando quitarlo, pero creo que estamos en el camino.

El mensaje de la plantilla durante toda la temporada ha sido que los partidos bonitos eran los diez últimos. Coincide con su llegada y da la sensación de que se han enchufado…

La responsabilidad es suya. Ellos son los artistas. Yo ahí tengo poco que ver. Sólo quiero que intenten creer en una idea, tenerla clara. Ese es mi trabajo.

¿Cómo se tiene enchufado tanto al titular como al que no juega?

Intento que todos estén contentos y, a veces, no tienes contento a ninguno. (Risas). Pero el futbolista es inteligente. Cuando ve que el equipo gana y el que está en su puesto lo está haciendo bien, lo entiende. Pongo a los once que creo que van a ganar y puedo equivocarme. Intento hacerles ver que esto es un equipo, que te va a llegar la oportunidad y, sobre todo, que si no te llega no tienes que bajar los brazos porque entonces me estás dando la razón al no ponerte. Este mensaje a veces cala y a veces no. En la vida es imposible convencer a todo el mundo.

¿Algún jugador le ha agradecido la mejora que ha tenido en este mes y pico?

No me lo van a decir, pero yo lo interpreto. Les leo las caras, los ojos, las emociones… Sé que hay jugadores que están diciendo que jamás en su vida han corrido así, pero sé que están felices. Nuestros triunfos no los hemos basado en un gran juego asociativo sino en la solidaridad.

“Lo de Sory no fue un ataque de entrenador. Sabía que era su momento”

¿La jugada con Sory fue un subidón? Nadie apostaba por su titularidad en Formentera. Y, desde fuera, pareció una decisión arriesgada…

Sory me dio suficiente información durante la semana de que a él le dolió el partido que hizo contra el Villarreal B. No fue un ataque de entrenador. Sabía que podía ser su momento. Sory nos debe aportar energía, es un complemento a Benja. Todo el mundo me dice que no pueden jugar juntos. Ya veremos.

La pareja de centrales, Gonzalo y Neyder, da la sensación de ser la mejor de Segunda B en este momento…

Neyder hace diez meses estaba en Preferente. No lo conocía nadie y ahora está en un momento en que, si es capaz de asumirlo, va a ser un central de categoría. Los dos pasan por un momento fantástico: no les ganan un duelo. Todos vemos que esta pareja es inamovible porque tienen un nivel salvaje. Son dos centrales de la leche. Pero tenemos a Zotko y a Primi, que me dan garantías para cuando haya bajas.

Nino…

Es el mejor jugador que tenemos. Será muy difícil que no juegue un partido. Pueden ser noventa minutos, diez, sesenta, treinta. Si el partido va bien, que lo disfrute. Y si va mal, que lo solucione.

¿Le genera dudas que pueda llegar bien físicamente a mayo-junio?

Esto es lo que tengo que regular porque él quiere jugar todos los días. Yo soy el que decide y tengo que estudiarlo. El otro día jugó los 90 minutos y corrió todo el partido. Si él defiende, cómo no lo van a hacer los demás. ¡Si es Nino! ¿Por qué no lo pongo todos los días desde el principio? Porque entonces llego a mayo sin Nino.

Tras un mes, ¿cómo va viendo el entorno del club?

Me siento muy a gusto, feliz y protegido. Me dan cariño. No puedo pedir más. La polémica que se genere… yo me tengo que dedicar a la faceta deportiva. Me tengo que dedicar a que el equipo juegue bien para la afición. No soy nadie para valorar otras cosas.

“Me dedico a que el equipo juegue bien para la afición y tengo que intentar que cada vez venga más gente al estadio”

¿Meterá a 10.000 en el Martínez Valero contra el Mallorca?

Tengo que intentar que cada vez venga más gente y mi trabajo es hacerlo en el tema deportivo. Yo soy el entrenador y me tengo que dedicar a que mi equipo gane al Mallorca. En mi vida intento evitar los conflictos. ¡Pues no tengo yo trabajo como para meterme en más cosas!

¿Nota que su mensaje ha calado entre la afición?

Yo voy a seguir igual. Creo que mi mensaje cala entre los jugadores, que son mi objetivo. Si cala en los demás, mucho mejor. Pero, para ganar, los primeros que se lo tienen que creer son los jugadores.

Ha entrenado a clubes históricos en Segunda B, pero le queda aún la espinita de no haber disputado un playoff…

Claro. Para eso he venido. No he venido a pasearme. He venido a ascender. Creo que estoy formado ya. Sólo entiendo el fútbol profesional. Hay gente que entrena muy bien a niños. Yo no sé. Por eso he venido al Elche.

¿Se ve capaz de asentar un proyecto en el Elche?

Me gustaría. Cuando veo en el estadio el 1923 pienso: ojalá estemos aquí para celebrar el centenario. Eso significará que todo ha ido bien. Y eso pasa por ganar al Mallorca. No hay que ir más allá.

Fotografía: Sonia Arcos

Compartir esta entrada: