«Creo que ayudé a cambiar la mentalidad del Elche»

José Bordalás regresa a Elche y con él un pedacito de la historia reciente el club franjiverde. El técnico alicantino, contra viento y marea, ayudó a cambiar la dinámica de un equipo que se conformaba con vegetar en Segunda y que bajo su dirección adquirió un gen competitivo que le permitió, ya sin él en el banquillo, abrazar la gloria poco después. El actual entrenador del Alavés tiene palabras de elogio para la afición, la entidad y el actual equipo que adiestra Baraja, pero no puede disimular cierta nostalgia y tristeza cuando mira hacia su pasado franjiverde. «Me da pena no haber podido ascender con el Elche», afirma.

-Pregunta: El sábado regresa al Martínez Valero. ¿Qué sensaciones le provoca el reencuentro con el Elche?

-Respuesta: Buenas, porque volver a Elche tiene una gran carga sentimental y es especial. Pasé unos años maravillosos que fueron importantes para mí y para el club. Guardo mucho cariño y muchos afectos de esa etapa. Fue una época muy intensa.

-P: Con Bordalás en el banquillo la afición del Elche volvió a soñar con un ascenso. Pero también sufrió una gran decepción en su tercera temporada. ¿Qué pesa más en el recuerdo?

-R: Lo bueno, siempre lo bueno. Soy una persona positiva y me quedo con lo bueno que viví, que fue mucho.

-P: ¿Cuál fue su mejor momento?

-R: Hay muchos. Ver el estadio lleno, la ilusión de la gente, la invasión de campo tras eliminar al Valladolid… Imposible quedarse solo con uno.

-P: ¿Y el peor?

-R: El peor fue la temporada 2011-12. Me da mucha rabia e impotencia porque el equipo iba como un tiro, pero se lo cargaron desde dentro. Llegamos a Navidad líderes tras un 6-0 ante el Alcorcón y empezamos el año marcando cuatro en Guadalajara, pero el equipo se desestabilizó o lo desestabilizaron. El Elche era un avión y pasábamos por encima de los rivales en la primera vuelta. Linares, Palanca, Xumetra, Albacar, Pelegrín estaban en su mejor momento. Los colegas de banquillo me decían que nos veían en Primera. Pero todo se torció. Me da más pena acordarme de eso que de la eliminatoria ante el Granada.

-P: ¿Quién se cargó el proyecto?

-R: Lo desestabilizó en parte el consejo y en parte el bache de juego que todo equipo sufre a lo largo de una temporada. Yo llegué de la mano de Juan Carlos Ramírez y tras su salida quisieron borrar todas sus huellas sin tener en cuenta el equipo. Debilitaron mi autoridad con los jugadores y ahí se acabó todo.

-P: No subió al equipo, pero para muchos aficionados Bordalás sembró la semilla de un Elche ambicioso que acabaría por dar sus frutos un año después.

-R: Me lo dice mucha gente, que el equipo se creyó por fin que podía ascender tras mi paso por el banquillo. Y es un orgullo. El Elche era un histórico, un gigante, pero estaba aletargado. Creo que ayudé a cambiar su mentalidad, pero el éxito del ascenso es de los jugadores y del cuerpo técnico, que hizo un trabajo extraordinario la temporada siguiente. Me hubiera gustado ser yo, pero el ascenso tiene otros padres. Me conformo con que se diga que logre convencer a jugadores y afición, tras muchos años sin un objetivo ambicioso en Segunda, de que se podía subir a Primera.

P: Aunque estaba a muchos kilómetros de distancia, ¿cómo vivió todo lo que sucedió este verano con el descenso administrativo?

-R: Con una sensación de pena y de incredulidad. Cuesta creer que con todo lo que costó subir y con los méritos realizados por el equipo al final el Elche descendiera por temas burocráticos. Es algo que ni la afición ni la plantilla se merecía. El club parecía que se estaba consolidando en Primera, pero de repente todo se vino abajo.

José Bordalás celebra junto a sus jugadores un gol ante Osasuna. / LFP

José Bordalás celebra junto a sus jugadores un gol ante Osasuna. / LFP

-P: Usted convivió con gran parte del consejo de José Sepulcre. ¿Intuía en su época un descalabro institucional como el que se produjo?

-R: Lo cierto es que estaba centrado en lo deportivo y esos temas me quedaban lejos. Yo creo que nadie podía imaginar que el Elche, con todo lo que tiene detrás, iba a terminar así.

-P: Volvamos al presente. ¿Qué le parece este nuevo Elche?

-R: Me gusta. Está haciendo una gran temporada. No es fácil lograr resultados de forma rápida con tanta gente nueva. Yo lo he vivido estos dos últimos años en mis carnes y lo sé. El Elche cuenta con una plantilla joven con algunas gotas de experiencia. Y con mucha calidad. Es uno de los equipos a los que gusta ver.

-P: ¿Le dará para estar arriba?

-R: La igualdad en la categoría es tan grande que la mayoría de los equipos van a estar ahí hasta el final. Se trata de llegar con opciones al último mes y hacer un esfuerzo final. Yo si lo veo con posibilidades, como a muchos otros equipos.

-P: ¿Y cómo le va con su Alavés?

-R: Muy bien, es un gran club y pese a tener uno de los presupuestos más bajos de la categoría vamos a luchar por ponerle las cosas difíciles a todos los rivales.

-P: En Mendizorroza están fuertes, pero fuera…

-R: No estamos bien, es verdad. Llevamos varios partidos en los que por unas cosas u otras no logramos resultados. Intentaremos cambiar la dinámica en Elche.

-P: Le acompaña un grupo de pretorianos de su máxima confianza también con pasado en el Elche, como Juli, Pelegrín y Carpio.

-R: Bueno, son futbolistas contrastados y a los que conozco personalmente. Sé que pueden aportar cosas en el campo y en el vestuario. Por eso cuento con ellos.

-P: Y la última. ¿Qué piensa cuando semana a semana sus rivales hablan de la intensidad del Alavés?

-R: Cuando a alguien le ponen una etiqueta es complicado que se la pueda quitar. Ya no me molesta. Además, me parece hasta bueno que se identifique a mi equipo con la intensidad y la agresividad bien entendida. Peor sería otra cosa. Pero sabe mal que solo se mire eso porque con intensidad solo no se gana. El Alavés, el Alcorcón o el Elche que entrené eran intensos, pero también hacían muchas otras cosas bien que no se destacaban. Ser intenso y agresivo en el buen sentido es innegociable para mí. Una vez tienes eso, a jugar al fútbol.

Compartir esta entrada: