“No hay que dudar por 45 minutos malos”

Rc Sala de Juegos

Es el amo y señor de los ascensos a Segunda, pero sólo había disputado cuatro partidos en la categoría de plata hasta el presente campeonato. Tras conseguir el éxito “más especial” con el Elche, José Antonio Ferrández Pomares (Crevillente, 3/12/1989), ‘Josan’, goza de la continuidad necesaria para “explotar” en, posiblemente, la temporada más importante de su carrera. Titular en las tres primeras jornadas, el extremo indica que la derrota frente al Reus (0-2) mantiene intacta la confianza de la plantilla y no debe generar dudas en el entorno, recordando que los franjiverdes pudieron “ganar perfectamente” a teóricos aspirantes como Granada (0-0) y Osasuna (1-1). “Algo que va bien no tiene por qué cambiar a mal por 45 minutos”, razona Josan, quien expone la “súper motivación” del equipo ilicitano para sumar contra el Numancia (domingo, 16:00 horas) la primera victoria del curso.

¿Cómo está transcurriendo esta semana ‘extraña’ tras la derrota frente al Reus?

Es una semana rara, porque no habíamos perdido con Pacheta. En el momento, piensas que no puede pasar más, pero esto es Segunda División y es muy fácil que pierdas un partido en el que no estás al cien por cien. Hay que corregir errores y seguir trabajando. Esta Segunda es muy larga y exigente. Debemos estar al cien por cien en todos los partidos para puntuar.

¿Qué falló el sábado?

En el descanso, corregimos bastantes cosas de la primera mitad. En la presión alta, no estuvimos todo lo ajustados que debimos. Fue lo que más influyó para que no encontráramos nuestra identidad. Lo que hicimos mal ya está más que hablado. Con el míster es fácil llegar a un entendimiento.

¿El vestuario sigue con confianza intacta a pesar de los dos puntos de nueve posibles?

Sí. No dudamos de lo que estamos haciendo ni de lo que vamos a hacer. Empatamos contra Granada y Osasuna, pero pudimos ganar perfectamente. Merecimos más tanto en casa como en Pamplona, donde fuimos muy superiores en la segunda mitad. No sólo hay que guiarse por los resultados, también hay que analizar los partidos. La línea del equipo es buena. Hemos tenido 45 minutos malos, que te condenan.

¿Entiendes que surjan dudas sobre el nivel de la plantilla y el estilo de juego?

No se entiende en cuanto a que llevábamos siete meses sin perder. La trayectoria del equipo era muy buena y se están haciendo las cosas bien. No hay que dudar por 45 minutos malos. Sí que es verdad que la gente es exigente y mira a lo más alto.

“No dudamos de lo que estamos haciendo ni de lo que vamos a hacer. No sólo hay que guiarse por los resultados, también hay que analizar los partidos”

Y la exigencia ha crecido con el salto de categoría

Es obvio. La exigencia en Segunda es mucho mayor que la de Segunda B. Pero viendo los dos primeros partidos, competimos perfectamente y merecimos ganar. La gente no debe dudar.

A nivel personal, has arrancado la Liga como titular, ¿cómo te estás encontrando?

Muy bien. Vengo en la línea de la temporada pasada. Siento la plena confianza del míster. Eso se refleja en el campo. Tanto el equipo como yo estamos con confianza, aunque estuvimos mal contra el Reus en la primera parte.

¿Te queda un sabor amargo por haber sido sustituido en los tres partidos?

Bueno, la plantilla es larga y todos queremos jugar. Hay mucha competencia. La Segunda es muy exigente y si bajas un poco físicamente, el rival te come. Hay que ir adaptándose a la categoría. Además, en Pamplona llegué ‘muerto’ a los diez últimos minutos y decidimos el cambio entre el míster y yo.

Hablas de competencia en la plantilla. Con la salida de Collantes y con Benja supliéndote sin ser su puesto natural, ¿te ves sin ella?

Para nada. Hay una plantilla con muchas alternativas. Está Iván Sánchez, Benja, Alexander…en Segunda, si te duermes un poco, vas al banquillo o a la grada.

“La exigencia es mucho mayor en Segunda, pero en los dos primeros partidos competimos perfectamente y merecimos ganar”

Acumulas cuatro ascensos a Segunda consecutivos. Pero antes del último, habías jugado sólo cuatro partidos en la categoría de plata. ¿Cómo se explica esto?

Ascendí con el Huesca estando cedido por el Granada. De ahí, firmo por el Alcorcón, donde el entrenador no cuenta conmigo. Me fui al UCAM Murcia, pero tras el ascenso, me dicen que no cuentan conmigo. Ficho por el Albacete, con el que asciendo. Aira (el entrenador) cuenta conmigo, empecé jugando como titular los cuatro primeros partidos de Liga y la Copa, pero me rompí el peroné. Estuve casi tres meses de baja. Enrique Martín llegó al banquillo y estuve un mes y medio con él. Cambió el sistema, estuve sin competir y cogiendo forma física, llegó el mercado de invierno y quiso aligerar la plantilla. Ahí deciden que salga y recalo en el Elche.

En una entrevista anterior a DF, dijiste que un ascenso con el Elche sería el más especial de todos. Una vez vivido, ¿qué ha tenido de especial?

Es el más especial por estar en casa, en un club en el que ya había estado, coincidiendo con gente que ya trabajaba aquí, por tener a la familia cerca y por ser el primero con mi hija.

Tienes 28 años y eres titular con el equipo de tu tierra, con el que tienes contrato hasta 2020. ¿Estás ante la temporada más importante de tu carrera?

Quizás sí. Estoy en una edad perfecta para explotar y el Elche es el mejor sitio para hacerlo. Hacer una buena temporada sería un punto de inflexión para asentarme en la categoría.

Asentarse en la categoría es el objetivo principal del Elche, ¿ves al equipo con mimbres suficientes?

Por supuesto. El equipo está súper convencido. Dentro del vestuario, el objetivo claro es la salvación. Estamos concienciados y preparados para ello.

“Estoy en una edad perfecta para explotar y el Elche es el mejor sitio para ello”

¿Incluso para algo más?

No se puede hablar de eso. Hay varios ejemplos de equipos con bajo presupuesto que ascienden, como el Huesca. Y otros con presupuestos increíbles, como el Almería, que estuvieron a punto de descender. Los nombres no te aseguran nada. Sólo pensamos en jugar cada domingo y sumar lo máximo posible para alcanzar los 50 puntos. A partir de ahí, no renunciaríamos a nada, pero siempre con los pies en el suelo y sabiendo que este equipo está hecho para lograr la permanencia.

Ahora que hablas de presupuestos, con el mercado estival superado, ¿cómo vivió el vestuario los problemas con el límite salarial?

Son situaciones complicadas para quien lo vive. A nadie le agrada que le digan que no te han podido inscribir. Por una parte, pienso que el límite salarial de LaLiga está bien para que no haya locuras y los clubes dejen de pagar a los futbolistas, pero hay cosas en las que son demasiado severos. Por ejemplo, con Nacho Gil, que el Valencia se hacía cargo de gran parte de la ficha pero LaLiga no aceptó. No se entiende. Hay que tener un poco de manga ancha. El Elche acaba de ascender y tiene deudas, pero con un límite tan severo lo ahogas.

¿Cómo afrontáis la visita al Numancia?

Tenemos muchas ganas de darle la vuelta al partido del Reus. Esta semana, estamos súper motivados. Tras hacer dos grandes partidos contra teóricos aspirantes a estar arriba, la derrota nos ha venido bien para decirnos que hay que ir paso a paso y jugar al cien por cien en todos los campos.

Por último, ¿qué mensaje le mandas a la afición?

Que esta plantilla ha hecho muchas cosas buenas y merece un voto de confianza. Queremos que estén con nosotros. Algo que va bien no tiene por qué cambiar a mal por 45 minutos.

Foto: Diario Franjiverde

Compartir esta entrada: