“La confianza es lo más importante para competir”

Rc Sala de Juegos

A Javier Flores Santacruz (Córdoba, 09/02/1986) le ha llegado el mejor momento de su carrera con 32 años. Así lo confiesa a DF. Una palabra cimenta la clave: confianza. Propia, del entrenador y del grupo para ofrecer un alto nivel en su vuelta a Segunda con el Elche. Desde la “libertad” de la mediapunta, el ‘Mago’ de Fátima se erigió en uno de los puntales franjiverdes en el ascenso y continúa siéndolo con el salto al fútbol profesional. “Siempre intento disfrutar y pedir la pelota. Si me escondo, me estoy fallando a mí mismo”, afirma el cordobés, quien tras pasar situaciones “muy buenas y muy malas”, se centra en “disfrutar cada entrenamiento y cada partido”.

Después de las dos goleadas, el equipo se repuso con una justa y meritoria victoria contra el líder (2-0)

La victoria vino en un buen momento para disipar esas dudas que pudieron surgir y afrontar la semana con mucha tranquilidad y confianza. Hemos hecho muy buenos partidos en Liga. Salvo en Riazor después del 2-0 y la desconexión contra el Reus, competimos bien. Todos tenemos claro que podríamos tener cuatro o cinco puntos más. En Copa, te sale un partido no tan bueno. Te pilla en casa y te queda la sensación mala por los cuatro goles. Pero viene el líder y hacemos un partido muy completo. Y conseguimos los tres puntos, que es lo más importante.

¿Cómo se pudo reponer el equipo tan rápido de estos golpes?

El fútbol es muy caprichoso. Muchas veces, no sé si es bueno tener una semana larga para preparar las cosas o corta para no pensar. Había más dudas fuera que dentro. El grupo no tenía ninguna. Tenemos claro lo que quiere el míster y cómo debemos afrontar los partidos. Perder dos partidos con cuatro goles en contra te deja una sensación mala. Pero fuera de ahí, no habría que alarmarse mucho porque veníamos de buenos partidos. En la Copa, siempre suele haber partidos raros y nos salió así. Tampoco hay que darle mayor importancia. Es un accidente.

Ni antes erais tan malos ni ahora sois tan buenos. La plantilla es la misma

Me doy cuenta de que en Segunda, hay muchos cambios de sensaciones y dinámicas. Ahora gano y creo que estoy cerca de arriba y pierdo y creo que estoy cerca de abajo. Y estamos en la jornada 10. Hay pocos puntos entre el descenso y el que engancha con el ascenso. Va por semanas y rachas. Igual ganas dos partidos, tienes una confianza de la hostia y el entorno te dice que tienes que mirar hacia arriba, o pierdes dos y tienes que mirar hacia abajo. Pasa en todos los equipos. Hay que intentar normalizar las victorias y las derrotas. Por lo menos ahora, que es muy pronto. Cuando llegue la recta final, ojalá estemos más arriba que abajo para tener mayor tranquilidad. Somos un equipo muy competidor. Estamos muy responsabilizados con el futuro del club y nosotros mismos. Me gusta mucho eso.

¿El próximo partido contra el Real Zaragoza puede considerarse trascendental para coger aire en la clasificación?

Volver a ganar sería muy importante. Serían dos victorias seguidas en casa y sumaríamos unos puntos que los colocarían en mitad de la tabla. Además, cogeríamos confianza. Pero viene un buen equipo, que acaba de cambiar de entrenador. Vendrán con ideas renovadas y muchas más ganas. Pero por otro lado, también pueden crearles más dudas si las cosas no empiezan bien. Vamos a intentar hacer un partido como ante el Málaga. Muy serios e intensos e intentar aprovechar las ocasiones.

“Salvo en Riazor después del 2-0 y la desconexión contra el Reus, competimos bien en Liga. Podríamos tener cuatro o cinco puntos más”

El nuevo técnico del Real Zaragoza es Lucas Alcaraz, quien te dirigió en el Córdoba durante dos temporadas. ¿Esperas que el estilo del conjunto maño pueda variar mucho?

Seguramente habrá cambios y será totalmente diferente. Será difícil estudiarles. Jugaban con 4-4-2 en rombo. Pero Lucas Alcaraz habrá estudiado al equipo y se adapta a los futbolistas que tiene. Se le considera un entrenador muy defensivo, pero yo con él jugaba de pivote defensivo. Lo que nos encontraremos es un poco incógnita.

En el aspecto individual, has comenzado la temporada a gran nivel. Casi no notas el salto de categoría. ¿Qué factores influyen?

La confianza propia, del grupo y del entrenador es la base. La confianza es lo más importante en los futbolistas para competir. Cuando tienes confianza, tranquilidad y te encuentras a gusto, te sientes bien para que te salgan las cosas mucho mejor. Yo me encuentro muy bien.

Decía Jony, jugador del Alavés, en una reciente entrevista a El Mundo, que “la cabeza es el 80% del futbolista”

Totalmente de acuerdo. Si la cabeza funciona, muchos factores también. Cuando no tienes confianza, eres más negativo y tienes más problemas. Como cuando se dice que no te acompaña la suerte. Cuando eres positivo y te encuentras bien, que tienes la sensación de que pides la pelota porque no la vas a perder y acudes a presionar porque vas a robarlo, te salen las cosas. Luego, también hay factores importantes, como que tengas minutos y no sufras problemas físicos. Y la confianza también debe venir del entrenador. La cabeza es todo en la vida, no sólo en el fútbol.

“Cuando eres positivo, con la sensación de que pides el balón porque no la vas a perder y acudes a presionar porque vas a robarlo, te salen las cosas”

De todos los factores para la confianza, en tu caso se podría añadir un cambio de esquema y la libertad

Sí. El míster ha dicho muchas veces que los volantes tenemos mucha libertad para movernos. Yo no tengo una posición fija, pero siempre estoy pendiente de mi compañero para no juntarnos. No estar encorsetado te da mucha libertad para expresar tu juego en el campo.

¿Y esta gran confianza puede traducirse en un exceso de responsabilidad y temor a defraudar?

Cuando uno pone todo de su parte para que las cosas salgan bien, si no salen, entiendo que durante el año hay momentos y no siempre tienes el mismo. Puedes estar en uno más bajo. Pero no tengo miedo a fallar. Cuando salgo al campo, siempre intento disfrutar y pedir la pelota. Y nunca esconderme. Si hay un día en el que las cosas no me salen bien, sigo pidiéndola. Si me escondo, me estoy fallando a mí mismo. Y si la pierdo, cojo otro para intentar hacerlo bien. Prefiero perder muchos balones a no pedirla. Alguna vez notaré la presión, pero intentaré no esconderme.

En cuanto a la libertad dentro de tu demarcación de mediapunta, ¿notas mucha diferencia a jugar con un 4-2-3-1 o un 4-1-4-1?

Con el 4-2-3-1, el mediapunta tiene más libertad en la zona de arriba, porque atrás ya están los dos pivotes. No tendrías que bajar tanto a coger la pelota. Muchas veces es bueno, pero otras es malo, porque no entras en contacto porque no te llega y te desesperas. Y haces cosas que no se deben. Y defensivamente, tienes menos responsabilidad de trabajo. Con el 4-1-4-1, sí que tienes más, pero también más posibilidad de ir a recibir el balón atrás, llegar al medio y arriba. La libertad es la misma, pero en ciertos sitios del campo.

¿Con este esquema has adquirido un mayor nivel defensivo?

Sí. Cuando empecé en el Córdoba, jugué mucho de mediocentro ofensivo, y pude tener más problemas. Pero Pacheta nos pide que todo el mundo defienda y marque. Y lo he adquirido bastante bien. No me cuesta. Lo hago como algo muy habitual, igual que cuando ataco.

“Siempre intento disfrutar y pedir la pelota. Si me escondo, me estoy fallando a mí mismo. Prefiero perder muchos balones a no pedirla”

Has tenido varios acompañantes en la mediapunta. ¿Te sientes más cómodo con uno de perfil más defensivo o más ofensivo?

Me adapto muy bien a los compañeros que he tenido. Sé qué posición debo adquirir cuando juega uno u otro. Sé que si tengo a un perfil más ofensivo, mi posición se retrasará un poco. Si por ejemplo, está Nino, no hay problema si no llego tanto. No me hace falta porque sé que sabe buscarse los espacios perfectamente y siempre le cae y la mete. Si juego con Xavi, Provencio, Jony o Gonzalo, sé que no son tan llegadores o lo son como yo. Entonces sí que puedo llegar yo, porque sé que van a estar ahí para echarme una mano. Es conocer a tu acompañante. Es fácil de coger.

Pacheta aseguró que “no has sido más feliz jugando al fútbol que ahora”. ¿Coincides?

Pienso que sí. Cuando juegas muchos partidos, vas cogiendo experiencia, te conoces a ti mismo y al entorno. Asumes muchas cosas. Cuando uno encuentra su sitio, tiene confianza y no le sorprende nada, es todo más fácil. Para mí, con toda la experiencia que he tenido en el fútbol en todos estos años, tener este vestuario tan limpio, bueno, humano, humilde y trabajador, venir a trabajar es una delicia. Y la confianza del entrenador. Me encuentro muy bien. Ascendimos, que es la leche. He vuelto a Segunda tras muchos años. Estoy disfrutando mucho.

Y en este momento alto de tu carrera, ¿qué te queda por cumplir?

Con la edad que tengo, la experiencia me dice que disfrute cada entrenamiento y cada partido. He tenido momentos muy buenos y muy malos. Los malos no los esperaba. Y los buenos los he conseguido con mucho trabajo. Nunca sabes qué te deparará el fútbol. Lo que venga, bienvenido sea.

Foto: Diario Franjiverde

Compartir esta entrada: