“El vínculo que hay entre equipo y afición me recuerda al de 2013”

Rc Sala de Juegos

La retirada prematura de Edu Albacar le deja como único superviviente del último ascenso del Elche. En 2013 no pudo disfrutar al máximo de la temporada histórica. Un lustro después sí lo está haciendo en la que debería ser la campaña de la resurrección franjiverde, tras caer desde Primera hasta Segunda División B. Los focos le apuntan como hombre clave para conseguir el ascenso y él se siente a gusto en ese papel. Ni mucho menos lo rechaza. En la entrevista, Javi Flores se muestra igual que en el campo. Controla todas las preguntas y reparte juego en las respuestas.

Después del primer paso hacia el ascenso, ¿cómo se afronta el segundo?

En los playoffs, al dar este primer paso te sientes más aliviado, más tranquilo. Ahora empezamos a vivirlo con más tranquilidad. Tenemos muchas ganas de que llegue el domingo e ilusión por afrontar el primer partido en casa.

¿Cómo ha caído el Sporting B en el vestuario?

El tema de si pueden ascender o no por lo del primer equipo ni siquiera lo hemos tratado en el vestuario. Los filiales son gente joven, con mucha energía y rápidos. Todavía no hemos visto vídeos suyos, pero el míster ya nos ha comentado que son un equipo difícil.

Al Sporting B le gusta tener la posesión del balón. ¿Adquiere tu rol más importancia en esta eliminatoria para tratar de discutirles este apartado?

Nosotros intentamos tener el balón y también correr. Manejamos bien las dos opciones y tenemos que saber qué hacer en cada momento del partido. Hay veces en que la posesión no te da ocasiones. Queremos tener la iniciativa, pero para generar opciones de gol. A ellos, como a casi todos los filiales, seguro que les gusta tener la pelota, pero puede ser un arma de doble filo.

¿La veteranía se tiene que notar?

Se tienen que notar las ganas e ilusión que tenemos por pasar la eliminatoria y conseguir el ascenso. La experiencia también es un grado y nos puede ayudar en ciertos momentos.

A nivel personal, ¿está siendo tu mejor temporada?

Sí. A tono físico está siendo una temporada regular, con continuidad. Eso me da confianza y el ritmo necesario. El año pasado no tuve mucha continuidad, con varias lesiones. En el Elche tenemos un cuerpo médico y una serie de recuperadores de los que tenemos que estar orgullosos. Jugar todos los domingos te da esa estabilidad. Está siendo un año bueno y ojalá termine mejor.

Saliste del Hércules porque no te querían. Ahora eres un líder en el Elche…

El papel que tuve en el Hércules durante un año y medio también fue importante. Tuve un contratiempo en forma de lesión larga. Hay cosas que no se hicieron bien, la lesión no se llevó como se debería haber llevado. Pero al final yo no tomo las decisiones. En mi caso, el entrenador la tomó, supongo que consensuada con el club.

¿Hay sentimiento de revancha?

Tuve la oportunidad de venir al Elche y estoy disfrutando. Son cosas que pasan en la vida, en un lugar no te quieren y en otro eres un jugador con continuidad. En el Hércules no tenían confianza en mí, ni el club ni algunos periodistas. Son cosas del fútbol y, al final, las tomo como algo normal.

Josico, en una entrevista con DF tras su destitución, nos aseguró que tú eras el futbolista determinante para conseguir el ascenso…

A todos los futbolistas nos gusta sentirnos importantes en el equipo. A mí me gusta que sea así. Tengo que dar las gracias a Josico por ese comentario. Al final, las ligas o los ascensos los consiguen los equipos, no los futbolistas a nivel individual.

¿Y qué te dice Pacheta?

Cuando llegó tuve un cambio de posición y me dio mucha libertad dentro del campo, para moverme en ataque por donde quisiese, venir a recibir, coger el balón entre líneas… La libertad da confianza al futbolista.

¿Un futbolista de tus características, que vive del talento, necesita esa libertad?

Creo que sí. Los jugadores más ofensivos creo que cuanta más libertad tengan dentro del campo es más fácil que encuentren los espacios y los huecos para que no les marquen. En mi posición es muy importante darte cuenta rápido de cómo es el rival, cómo juegan, dónde se mueven, dónde puedo buscarles la espalda, dónde puedo recibir para controlar y encarar… Igual ocurre con mis compañeros. Tengo que saber a quién le gusta más el balón al pie y a quién al espacio.

El otro día dio la sensación, ante la presión del partido, que había 21 jugadores a los que quemaba el balón y uno, Javi Flores, que era capaz de darle pausa al juego. ¿El futbolista también siente que puede marcar esas diferencias en el terreno de juego cuando las cosas le salen bien?

La clave es tener confianza en el partido. Y para eso es muy importante los primeros minutos. Si te salen bien, vas a más. A mí me gusta tener el balón, sentirlo en mis pies. Cuando ves que te salen, cada vez intentas hacer más cosas. Si no entro en juego, al llegarme el balón soy más impreciso. El otro día me sentía bien, con confianza.

Hablabas antes de conocer a tus compañeros. ¿Qué me dirías de la gente de arriba?

Josan y Collantes son muy parecidos. Muy rápidos, les gusta el balón al espacio. En el caso de dársela al pie sería para buscar el uno contra uno. Iván Sánchez es el jugador de banda diferente, le gusta más asociarse y el uno contra uno desde parado. Sory y Benja también son diferentes. A Sory le gusta más venir, descargar e ir al espacio, mientras que a Benja le gusta más asociarse, tirar paredes e ir al remate. Lolo Plá tiene los dos perfiles, tanto asociarse como ir al espacio. Y Nino directamente lo tiene todo. ¿Qué voy a decir de él? Es tan bueno que lo puedes encontrar en cualquier momento.

Sobre Nino, ¿no te da rabia que al final tenga que jugar casi siempre o él o tú?

El míster intenta encontrar un equilibrio dentro del campo. Con otro sistema hemos jugado juntos, pero con este, por nuestra manera de jugar, el equipo no encuentra ese equilibrio con los dos. Por eso no coincidimos tanto. Cuando lo hemos hecho tengo la sensación de que nos gusta buscarnos.

Viviste el ascenso a Primera de 2013, ¿ves alguna similitud entre aquel equipo y este?

Son circunstancias diferentes porque aquel año fue todo rodado. Ganábamos hasta cuando no lo merecíamos. Ahora son eliminatorias, no una liga. Pero sí tengo la sensación de que se está creando un vínculo como el de entonces entre el equipo y la gente. Eso es muy importante.

¿Tienes ganas de quitarte esa especie de espinita siendo importante en este ascenso?

Está claro. Y más en mi caso porque en la 12/13 tuve la lesión grave de rodilla y jugué muy poco. Este año estoy teniendo muchos minutos y es diferente. Cuando un futbolista juega y se consiguen cosas, le satisface aún más.

Para acabar, hace un par de semanas le preguntábamos a Sory qué daría por marcar el gol del ascenso y dijo que todo lo que tiene. Para ti la cuestión es diferente, ¿prefieres marcar el gol del ascenso o dar la asistencia?

(Risas). Me daría igual darlo o meterlo, pero que se consiga. Muchas veces disfruto más asistiendo que marcando, aunque los goles dan una alegría inmensa.

 

Compartir esta entrada: