Diego Rivas: «Mi oportunidad llegará»

Adrián Cedillo ¦ 26/12/12 07:00 @Adrcedillo

Trabajando casi en la sombra, sin que muchos aprecien su labor diaria en los entrenamientos, se encuentra uno de los fichajes del pasado verano. La tardanza en aterrizar en el Martínez Valero provocó que Diego Rivas partiera con desventaja sobre Manu Herrera para hacerse con la titularidad, y el rendimiento de su compañero y adversario por la titularidad en el presente campeonato le han cerrado, de momento, las puertas de guardián de la meta franjiverde. A pesar de ello Rivas no tira la toalla, asume su rol y confía en ayudar al Elche en su pelea por el ascenso, esperando una oportunidad que tiene claro que algún día llegará.

¿Se hace duro ver que pasan las jornadas y la oportunidad no llega?

Está claro que es duro pero esto es un deporte colectivo y lo que prima es que el equipo consiga los objetivos que se han planteado y lo colectivo está funcionando muy bien y yo me veo parte de ese colectivo. No estoy teniendo la suerte de disputar los encuentros pero con mi trabajo en los entrenamientos y los pocos granitos de arena que pueda aportar está sirviendo al equipo para estar arriba, con eso me quedo. Me voy a casa cada día con la tranquilidad del trabajo bien hecho y a partir de ahí es el míster el que decide.

Siempre hay una parte egoísta que pide jugar pero viendo que enfrente está el Zamora ¿se hace más difícil plantearlo?

Así es, no hablamos de un equipo que este sufriendo ni encajando goles o donde el portero no ande bien, todo lo contrario. El trabajo de Manu lo está cumpliendo y a mi me queda estar tranquilo y trabajar para cuando llegue la oportunidad. Soy de los que piensa que la oportunidad llegará y lo que no me perdonaría es que cuando llegara no estuviera preparado por no haber hecho el trabajo bien, en eso mantengo la cabeza ocupada.

¿Tan importante es que exista mucha competencia para evitar la relajación?

He estado en las dos situaciones, de participar o no hacerlo tanto. Tener un compañero que te exija es bueno para uno mismo. Tenemos un entrenador de porteros magnifico y estoy contento con el trabajo, también con los chicos del filial. Tenemos un ambiente de trabajo muy sano y es muy importante.

¿El portero es el auténtico especialista en el fútbol?

A veces lo planteo porque tú pones a un portero de jugador y se notarán diferencias pero cuando se notan realmente es cuando un jugador se pone de portero. Es el puesto más específico, más especial. Tiene unos condicionantes por las reglas del juego que no las tiene otro y sí que somos especiales, es el puesto más bonito del mundo. Otros dicen que es el más sacrificado pero la estimación que uno tiene cuando las cosas salen bien en el puesto de portero son muy buenas.

No podéis fallar…

Es lo de siempre. Lo asumimos con toda la responsabilidad del mundo y la tranquilidad de que si pasa es algo inevitable. Es imposible no fallar nunca, el fallo llega, pero eso no puede permitir que tengas otro.

¿Qué aficiones tienes?

Como las de cualquier persona. Estar en casa tranquilo, me gusta leer un buen libro o incluso entrevistas de gente famosa, siempre se puede aprender de todo. También me gusta ir al cine y paso mucho tiempo escuchando música.

¿Qué tipo de música?

Escucho música que cualquier aficionado escucharía. Me gusta Coldplay, hay grupos españoles como Pereza que me gusta mucho y también el rock alternativo español e internacional que es lo que más me gusta, todo menos lo andaluz o flamenco que no me tira tanto.

¿Cómo llevas el inglés? ¿Nos felicitarías las Navidades en inglés o te saldría un ‘Morry’ Christmas como a Sergio Ramos?

No he visto la felicitación de Sergio Ramos todavía. Me gustaría tener un nivel más alto de inglés, tengo un nivel aceptable. Si me voy a Inglaterra me podré defender y no pasar muchos apuros pero me gustaría hablar mejor, porque es una cuenta que tengo pendiente. No tengo tiempo ahora pero pienso retomarlo porque es algo imprescindible en los tiempos que corren. Creo que Merry Christmas sabría decir bien (risas).

¿Eres un hombre de estudios?

Siempre he considerado que hay que tener tiempo para todo. He hecho magisterio de educación física, ya terminé. He seguido haciendo alguna cosa más a parte de jugar al fútbol, que es la parte más importante de tu vida, es tu trabajo, pero el día tiene muchas horas. Ahora he empezado los cursos de entrenador que quería hacer desde hacía tiempo y han empezado en Elche.

Eres joven, profesional y con cabeza para los estudios, todo un ejemplo para la juventud.

Trato de aprovechar el tiempo porque no me sentiría bien llegando a casa y no haciendo nada, esa rutina no me gusta. Prefiero hacer alguna cosa más, hay que tener la mente abierta.

¿Con que te quedas, con la vida en el norte o con el sur?

Me quedo con saber que vayas donde vayas te vas a encontrar con buena gente. Cuando uno sale de casa tiene miedo, pero si te abres a los demás siempre va a haber compañeros que se convertirán en amigos tuyos y eso es importante, es lo más bonito del fútbol, que te permite conocer sitios y hacer nuevas amistades.

Por Elche han pasado porteros que están Primera o incluso en Champions ¿se ha convertido Elche en una ‘escuela’ para porteros?

Seguramente tenga gran parte de culpa Marcos Abad, conozco su trabajo en los últimos tres años, cuando han salido porteros como Willy, Jaime o Juan Carlos, que indica el nivel de porteros que hay aquí. Todos han dado un salto de calidad y yo era consciente de eso cuando vine y fue de los motivos que me hizo llegar, tenía buenas referencias y ahora que estoy aquí son mejores.

Porque has venido para llegar a ser un portero de primera ¿en el Elche?

Esa es mi idea, el club en su día apostó por mí con un contrato largo para lo que estamos acostumbrados hoy en día y eso te da la tranquilidad y la calma para trabajar. Soy joven, tengo 25 años y eso en un portero es poco. La tranquilidad que me transmite el club y los compañeros me hacen tener la confianza de algún día demostraré que tengo la calidad para defender la portería de este club, que me dio la oportunidad de estar en segunda división.

¿Tienes alguna manía?

Muy pocas. Sé que es algo raro y los porteros solemos ser muy especiales. Te digo muy pocas por no decir ninguna. Si hago un buen partido repito camiseta, guantes o botas, pero tampoco son obsesiones, si no puedo lo hago tranquilo.

¿Piensas en el ascenso a primera división?

No, sinceramente lo veo como un objetivo que se puede conseguir pero es algo lejano. Todos los que estamos en el vestuario no nos planteamos un objetivo tan a largo plazo. Ahora mismo nos planteamos el volver de vacaciones y terminar la primera vuelta con el mayor número de puntos posibles. La cosa pinta muy bien y todo lo que sea estar arriba es bueno. Cuando lleguemos al último tercio de temporada, si seguimos en una situación tan privilegiada, ya podremos hacer promesas, pero por ahora es algo lejano. El año pasado tuve la suerte vivir un ascenso, ojalá lo podamos vivir porque es algo que se recuerda toda la vida.

Compartir esta entrada: