Cristian Herrera: «Puedo marcar goles a quien sea y donde sea»

El delantero canario ha dado un paso más en su progresión: Escribá ya ha contado con él en dos expediciones y, ante el Valencia, las bajas en ataque acercan su debut en Primera.

Con la misma serenidad con que define de cara a puerta, Cristian Ignacio Herrera Pérez (Las Palmas de Gran Canaria, 1991) recibía a Diario Franjiverde en una sala de prensa del Martínez Valero en la que más pronto que tarde relatará su debut en Primera a numerosos oyentes. También, como con la pelota en los pies, lo ve todo nítido cuando habla. Fran Escribá le ha incluido en dos expediciones, pero sigue reservando su aparición. En Bilbao se quedó en el banco de San Mamés y en Getafe ni siquiera se cambió el atuendo de calle. Cristian sueña con competir en la máxima categoría sobre ese césped que nos queda a pocos metros y hacia dónde el halagüeño delantero conoce bien el camino: seguir trabajando y sumando goles con el Ilicitano en Segunda División B. Van 12.

Pregunta. Ahora que ha visto más de cerca la Primera División, las ganas de debutar deben haber crecido.

Respuesta. Sí, es mi sueño y tengo muchísimas ganas de cumplirlo. Estoy muy contento de llegar al primer equipo y también por ayudar abajo con mi trabajo que es la mejor manera para conseguirlo.

¿Entraba en sus planes acercarse tan pronto al objetivo de alcanzar la máxima categoría? No ha tardado ni tres meses en meterse en una lista.

¡Para nada! Es algo que cuesta mucho. Por ejemplo, estuve diez años en Las Palmas y no llegué a debutar en el primer equipo. Este año ya he visitado San Mamés y el Alfonso Pérez. No lo esperaba, pero quiere decir que estoy haciendo las cosas bien y debo seguir igual.

¿Qué tal le trataron los mayores en los viajes a Bilbao y Getafe?

Perfecto. Se me hicieron súper amenos y la integración fue muy fácil. La gente está siendo muy acogedora y bromista conmigo.

Suma usted solo un gol menos que todo el Elche. Seguro que sus números dieron para más de una conversación ahí adentro.

Cuando veníamos en el Ave de vuelta de Madrid algunos compañeros me decían que estuviese tranquilo por no haber jugado y que marcaría al día siguiente con el Ilicitano. Hoy [por ayer] me lo recordaban y se reían: “¡Te lo dije, ibas a marcar dos goles, te lo dije!”.

¿Cómo se tomó ir hasta Getafe para quedarse en la grada?

Un jugador siempre quiere jugar. Para eso entrena, pero no pasa nada. Hay que mirar el lado bueno de las cosas y en este caso es que estoy dentro de la dinámica de la primera plantilla.

Escribá siempre ha pedido paciencia con usted. ¿Es para mimar su progresión o aún no le ha convencido del todo?

Pienso que el cuenta con otros planes también. Tiene jugadores muy buenos y una plantilla larga. Me ha dicho que siga trabajando igual, que tarde o temprano va a llegar mi momento, y estoy tranquilo porque estoy con ellos y sólo falta debutar. Estoy seguro de que me dará la oportunidad.

Fran le definió como un delantero centro rematador, un perfil inexistente en la primera plantilla. Boakye, el único nueve puro, vive en busca del espacio. ¿Le beneficia esa carencia o le puede perjudicar que el equipo se haya acostumbrado a jugar sin referencia?

No creo que me perjudique. Soy un delantero de características totalmente diferentes a las de Boakye en este caso. Puedo caer a banda y también bajo a recibir la pelota. No me considero sólo un delantero de área que juega de espaldas.

Entonces Escribá se ha perdido algo.

Él me conoce y tiene su punto de vista, otra cosa es cómo yo me defina. Por ejemplo, me fijo mucho en David Villa porque cae bien a banda, aguanta la pelota y da salidas a su equipo. Encima tiene mucho gol.

¿Comparte la idea de que el fútbol no tiene edad o cree que el salto a Primera División puede ser demasiado grande?

Está claro que hay que adaptarse. Al principio te puede costar, pero a medida que va pasando el tiempo irás sintiéndote más cómodo. Raúl debutó con 17 años y conforme pasaban los años era mejor. Todo el mundo tiene que jugar una serie de partidos para hacerse a la categoría.

Entonces, contando con esa adaptación, se ve capacitado para hacer goles dónde sea y a quién sea.

Por supuesto.

Le falta la convocatoria en casa. Con la lesión de Manu del Moral y el resto de bajas en ataque para la próxima jornada, ¿se ha imaginado ya al Valencia como su primera víctima?

La verdad es que sí. Sé las bajas que hay, pero sigo como hasta ahora: trabajando con mi equipo y haciéndolo lo mejor posible. Si el míster considera convocarme para ese partido y que es el apropiado para hacerme jugar, pues bienvenido sea. Ante mi afición estaría muy contento.

¿Cómo gestiona la presión del inminente debut? ¿Se pone igual de nervioso que ante los porteros?

No me pongo nada nervioso. El día que fui a San Mamés estaba muy tranquilo en el banquillo, disfrutando del ambiente y lo único que quería era jugar. Pienso que cuando llegue el momento tengo que disfrutarlo porque veré cumplido uno de mis sueños y así el gol llegará.

Ya no es una sorpresa para nadie que el Ilicitano habite en lo alto de su grupo. Queda un mundo, pero, con lo que están demostrando, me reconocerá que la permanencia ya es un premio poco jugoso por el que luchar…

Estoy de acuerdo. En principio nuestro objetivo era la permanencia porque éramos un recién ascendido y la Segunda B es una categoría muy veterana y difícil, pero conforme avanza la Liga, con los jugadores de calidad que tenemos, debemos pelear por otras cosas. Si al final cuadra que estamos en play-off, perfecto. Sería un gran paso para muchos de nosotros porque nos haría madurar.

Álvaro, Charlie y aunque aún no ha jugado, usted ya ha llamado la atención. ¿A qué otros compañeros suyos ve listos para sacar la cabeza en Primera?

Hay jugadores de mucha calidad y con experiencia en Segunda, como José Ángel -aunque no es sub-23- y Nico. El equipo está comprometido y haciendo las cosas bien y cualquiera puede dar el salto para arriba.

Con el mercado de invierno tan próximo, su teléfono debe echar humo. Y no hablo de las fans, que también.

No sé nada. Estoy muy contento aquí haciendo lo que me gusta en un gran equipo. Mi objetivo es hacer una buena campaña en el Ilicitano y jugar en Primera.

La próxima temporada dejará de ser sub-23 y no podrá alternar filial y primer equipo como ahora. En ese momento sí deberá tomar una decisión.

Pienso que tengo que ir pasito a pasito. Debo seguir trabajando y haciendo goles. Lo que tenga que venir, vendrá.

Compartir esta entrada: