Benja posa en el césped del estadio Martínez Valero

“Ahora mismo creo que cada balón que tenga, lo voy a meter”

 Ferreteria Els Ferrers

Los goles dan tranquilidad a un delantero, pero una charla con Benja es suficiente para darse cuenta de que los nervios no le van a traicionar, ni dentro ni fuera del terreno de juego. Sereno y con un discurso locuaz, el delantero del Elche manda un aviso a navegantes: “Nos queda lo mejor”.

Una vez que parece habéis cogido una buena dinámica en el Martínez Valero, ¿cómo afrontáis el partido en Alcoy para coger la buena racha a domicilio?

Vamos con muchas ganas e ilusión por confirmar lo que se vio el otro día. Creo que ser regulares fuera de casa ha sido nuestra cuenta pendiente y trataremos de sacar algo positivo de un campo complicado como El Collao.

No sé si conoces la mala racha del Alcoyano como local…

No tengo las estadísticas. ¿Siete partidos sin marcar en casa? Son muchísimos, pero creo que el cambio de entrenador les va a dar un plus, incluso pese a las bajas que tienen. Cada técnico tiene unas ideas y cuando llega uno nuevo los jugadores se motivan más.

¿Lo mismo ha ocurrido en el Elche con el cambio de Josico por Pacheta?

Lo nuestro ha sido un poco diferente. Aquí la exigencia es máxima y pese a estar en playoff, se nos exige estar más arriba y dar mejor imagen. Todo ha ido muy rápido, pero estamos contentos con el nuevo entrenador. Sólo ha habido un partido, pero la imagen ha mejorado.

Benja con Vicente Mir: 12 partidos jugados (de 14), 571 minutos, 3 goles

Benja con Acciari: 1 partido jugado, 14 minutos, 0 goles

Benja con Josico: 12 partidos jugados (de 12), 814 minutos, 7 goles

Benja con Pacheta: 1 partido jugado, 90 minutos, 0 goles

¿Te sorprendió la decisión?

Sorprenderme, tampoco. Es una decisión que toma el club, como con Vicente Mir, que lo echaron cuando íbamos segundos. Si no conoces el club puede sorprender, pero es verdad que fuera de casa no estábamos dando una imagen acorde a lo que el Elche merece y como no puedes cambiar a todo el equipo, este es el intento de solucionar algo.

¿Te había pasado en tu carrera cambiar dos veces de entrenador en una misma temporada?

(Risas) Sí. Y varias veces, además. En el Girona, por ejemplo, y cumplimos el objetivo. Y en algún club más (en el Sabadell, aquí con desenlace negativo).

Varios compañeros han criticado a Josico. En tu caso, da la sensación de que con él empezó a verse la mejor versión de Benja, tras empezar con dudas…

Sí. Cuando un entrenador te da confianza y te insiste cuando no estás bien, te hace sacar lo mejor. En el puesto de delantero tenemos mucha competencia: Sory está haciendo buena temporada, Lolo Plá no está teniendo minutos pero sólo hay que verle entrenar para ver las condiciones que tiene y de Nino no hace falta que diga nada porque su nombre y sus números hablan por sí solos. Yo era muy paciente y sabía que mi momento iba a llegar.

¿Tienes la sensación de estar en esa racha de los delanteros en la que cada balón que te dan lo metes para dentro?

La verdad es que sí. Estoy muy tranquilo, pensando en que cada una que tenga la voy a enchufar. Cuando un delantero tiene ese estado de confianza, rinde mucho más. Cuando los goles no llegan te entra ansiedad e intentas aportar en otras facetas. Ahora no pienso en eso, creo que la que voy a tener, la voy a meter.

“Hay un pique sano con Nino por ver quién marca más. Pero sin egoísmos, es uno con los que mejor me llevo”

¿Y cómo supera un delantero esa ansiedad? ¿Sólo a base de marcar?

La mejor medicina es el gol, eso está claro. El otro día, por ejemplo, no marqué pero me fui a casa bastante contento. Si el equipo gana, los goles son secundarios.

Estás empatado con Nino a 10 goles. No sé si hay pique sano para ver quién acaba como máximo goleador…

Con Nino es uno con los que mejor me llevo, dentro y fuera del campo. Me asocio bien con él. Hay un pique, pero sano, porque si te fijas en los penaltis no hay egoísmo, unas veces los ha tirado él y otras yo. Los dos estamos concienciados en ayudar al equipo por encima de los números personales.

Y tácticamente, ¿mejor con Nino a tu lado?

La verdad es que cuando juega Nino, nos buscamos. Los dos tiramos para delante y nos asociamos. Jugando solo arriba me siento más cómodo, pero Nino está adaptándose muy bien a una posición algo más retrasada y nos está ayudando muchísimo.

“La temporada pasada fue la mejor de mi carrera. Espero repetir ascenso y quedarme”

Recuerdo tu etapa en el Barça B y jugabas casi de extremo. ¿Qué cambió para verte ahora como un delantero centro más clásico?

En realidad siempre he sido ‘9’ puro. Lo que pasa es que cuando llegué al Barcelona era la época en que Messi jugaba de ‘falso 9’ en el primer equipo y el filial imitaba ese esquema. El delantero era Jonathan Soriano, yo quería jugar donde fuese, era más joven, pesaba menos, era más rápido y entonces Luis Enrique pensó que podía sacar rendimiento. Me adapté como pude y me metía para dentro porque no era extremo puro.

Buscas tu segundo ascenso seguido…

El ascenso de la temporada pasada fue el mejor año de mi carrera. Tuve la suerte de poder marcar muchos goles. Fue todo rodado: un gran entrenador, un equipo humilde, una afición con muchas ganas de ascender…

Y tras ascender y marcar 26 goles, ¿cómo se explica que no tuvieras hueco en Segunda?

Sorprendió por los números y teniendo contrato. Es una decisión del entrenador que tengo que acatar, aunque me dio pena porque creo que me merezco estar en Segunda. Espero volver a repetir el ascenso y, esta vez, quedarme.

Tras una semana con Pacheta, ¿cuál es tu impresión?

No tenía referencias. Lo conocía porque soy un friki del fútbol y le recuerdo de los cromos del Espanyol. La verdad es que nos ha sorprendido mucho. Se le ve con muchísima ilusión. Es un motivador nato y nos ha transmitido a todos la idea que tiene. Los compañeros tienen la misma impresión. Te puede echar una bronca, pero siempre por el bien del equipo y no por echarte mierda. Necesitábamos a alguien así.

“Soy un friki del fútbol. Me encanta analizar jugadores. Ahora me gustan Lobotka y Emre Mor, del Celta”

¿Y eso de ser un friki del fútbol?

Juego a la play y, sobre todo, me gusta ver fútbol. Mi plan ideal del fin de semana es sentarme y ver todo el fútbol que pueda, analizar jugadores. No paro. Tengo un amigo que jugaba conmigo hace unos años al que le voy diciendo: “mira a este jugador o a este otro”. Ahora me gustan mucho un par de jóvenes del Celta: Lobotka y Emre Mor. ¿Del Elche? Hay gente con mucho talento. Benktib es un jugador muy interesante. Mentalmente tiene que trabajar para hacerse fuerte, pero tiene talento de sobra para llegar arriba. Quién sabe si el día de mañana todo esto me puede servir para ser director deportivo.

¿Cómo te planteas el calendario de lo que queda de temporada?

Queda lo mejor. Nos hemos preparado todo el año para estos 10 partidos y el playoff. Tenemos que cuidarnos al máximo y veo a la gente muy enchufada, incluso a los que no están teniendo tantos minutos.

 

Compartir esta entrada: