En la mano

publi logo diario franjiverde uno

Juan Carlos Romero | 23-04-2014 13:00 @jcromerocent

La semana de pasión ha comenzado ahora para el Elche. Tras dos derrotas consecutivas que a priori entraban dentro de la lógica ante Valencia y Atlético de Madrid –otra cosa es la manera en la que se produjeron-, llega uno de los encuentros que deben marcar el futuro franjiverde en Primera División, y esperemos que para bien. El definitivo, trascendental, vital… (podéis poner el adjetivo que consideréis más oportuno), choque ante el Levante.

Era lo previsible antes de afrontar las dos salidas seguidas, por lo que las cuentas siguen estando claras y además cuadran. Ganando al Levante y puntuando en Málaga una semana después, la salvación es un hecho. Y no hay que darle más vueltas. Sobre todo si tenemos en cuenta que los que vienen por detrás, principalmente Getafe y Almería, desaprovecharon sus oportunidades de meter mayor presión a los franjiverde. El Elche sigue teniéndolo en la mano siempre que haga sus deberes, porque además de los tres y cinco puntos de ventaja que tiene respectivamente, cuenta con el gol average a favor en ambos casos.

Más de uno habría firmado llegar a estas alturas del campeonato dependiendo de sí mismos, para amarrar la permanencia en Primera División. Ahora se trata de no fallar en casa, con el apoyo de los tuyos, y con ese plus de confianza añadido como consecuencia del juego realizado por los de Escribá. Cierto es que en Mestalla y en el Vicente Calderón se perdió, pero el Elche hizo sufrir por momentos a Valencia y Atlético de Madrid. Con un poco más de puntería la historia podía haber sido diferente pero eso, por desgracia esta temporada, es eso, otra historia.

Lo más importante ahora es asfaltar el viernes el penúltimo tramo de carretera hacia la salvación. Dejémonos de pensar en que los ilicitanos no han ganado ninguno de los partidos jugados ese día en la presente campaña. Ante un Levante ya salvado que se está dejando llevar, el Elche debe poner la directa y demostrar que es el que más se juega a base de intensidad, actitud y de juego. Para esto último no estaría de más volver a echar mano de Rivera, con el que el que el equipo tiene mucho más fútbol, y al que tener en el banquillo, para una finalísima como la que hay jugar ante el Levante, sería un lujo que el equipo no se puede permitir.

Compartir esta entrada: