El Elche de Toril no mejora los registros de la temporada pasada con Baraja

El Elche de Alberto Toril presenta unos peores registros en comparación al equipo dirigido por Rubén Baraja la temporada pasada. Tras 29 jornadas celebradas, o lo que es lo mismo, con dos tercios de Liga disputados, el cuadro ilicitano es 12º con 36 puntos (9 victorias, 9 empates y 11 derrotas), a ocho del playoff y seis por encima de los puestos de descenso. A estas mismas alturas de la competición, los franjiverdes comandados por el ‘Pipo’ eran octavos con 43 puntos (11 victorias, 10 empates y 9 derrotas), a dos de la promoción y 13 por encima de la zona roja de la clasificación.

El cuadro entrenado por el cordobés ha sumado 21 puntos de 42 posibles en casa (5 victorias, 6 empates y 3 derrotas), lo que le convierten en el sexto peor local de Segunda, mientras que el Elche del pasado curso logró 25 con el mismo número de puntos en juego (6 victorias, 7 empates y 2 derrotas).

En el aspecto goleador, el equipo ilicitano ha marcado y encajado más con Toril (37 a favor y 39 en contra) que con Baraja (28 a favor y 31 en contra). No obstante, cabe destacar que la temporada pasada existía una gran dependencia hacia Sergio León, que finalizó el campeonato habiendo anotado 22 de los 40 tantos de los franjiverdes en Liga, que le sirvieron para ser pichichi de Segunda, mientras que el Elche actual es, junto al Nàstic, la escuadra que más reparte sus goles de la categoría con quince anotadores distintos, cuatro más que todos los que hubo con Baraja al frente. Nino es el máximo realizados del Elche con 11 goles, mientras que el ‘Trepa’ había visto puerta en 18 ocasiones por estas mismas fechas.

Uno de los mayores lunares del Elche de Toril es que fracasó en sus nueve intentos de conseguir dos victorias consecutivas, algo que el equipo dirigido por el ‘Pipo’ consiguió en dos ocasiones, y además, también llegó a enlazar tres triunfos seguidos.

Cabe destacar que Rubén Baraja asumió el reto de tomar las riendas del equipo ilicitano tras su traumático descenso administrativo a Segunda División, que conllevó que la confección de la plantilla se realizara con importantes dificultades tanto económicas como temporales. El Elche finalizó el curso anterior en el 11º puesto con 57 puntos. Se salvó cómodamente, logrando la permanencia matemática a falta de cuatro partidos para el final, y tuvo opciones de disputar el playoff hasta la penúltima jornada.

Sobre el papel, Toril cuenta con mejores mimbres para superar el trabajo realizado por su antecesor en el banquillo franjiverde, aunque también ha sufrido contratiempos, como las graves lesiones de Mandi y Matilla, pero de momento, no está dando con la tecla.

Lo que sí comparten ambos técnicos son, en mayor o menor medida, las críticas de parte de la afición, ya sea por el juego mostrado sobre el césped o por los resultados cosechados.

Compartir esta entrada: