Al Elche no se le salen las cuentas con las tarjetas

 

El franjiverde, con 254, es el octavo equipo que menos faltas comete en Primera, pero sube al segundo escalón del podio en cartulinas amarillas recibidas con 66.

 

En su vuelta a la Primera División, al Elche le están saliendo muy caras las infracciones que comete. Más que a cualquiera de sus rivales. El conjunto franjiverde acumula 66 tarjetas amarillas en las 19 jornadas que se llevan disputadas en la presente temporada –sólo superado por las 68 del Sevilla-, una cifra que llama poderosamente la atención al compararla con la de faltas realizadas.

Los ilicitanos son, con 254, el octavo equipo de la máxima categoría por el que menos se para el juego en ese aspecto, lo que le convierte en el único que necesita hacer menos de cuatro faltas para ver una cartulina. O traducido a tiempo: una a cada poco más de un cuarto de partido que pasa, 26 minutos.

Por ejemplo, los hispalenses han hecho 37 faltas más, y hay casos extremos como las 60 tarjetas del Espanyol haciendo sonar el silbato en 327 ocasiones –¡73 faltas más y seis tarjetas menos que el Elche!-. O el Levante, con sólo una falta menos que los pericos, y amonestado 57 veces. Entre los más limpios o los menos condenados, según cómo se mire, aparecen Real Sociedad, el menos ‘faltón’ (204) y Barcelona, el menos tarjeteado (34).

Dentro del área, donde las patadas y agarrones suelen llevar las manos de los árbitros a su bolsillo, el Elche tampoco ha sido excesivamente castigado. Sólo ha recaído sobre él pena máxima frente a Almería, Real Madrid y Barcelona. Por delante, a ocho conjuntos le han señalado más penaltis en contra.

Muestra del grado en que han cambiado las cosas para el club ilicitano con el ascenso son las 109 tarjetas amarillas que vio en las 42 jornadas en Segunda División el año pasado, el cuarto que menos vio en el torneo de plata.

La consecuencia, naturalmente, es la pérdida de jugadores. Hasta siete futbolistas franjiverde diferentes se han perdido alguna cita por sanción y también el entrenador, Fran Escribá, vivió la victoria de los suyos ante el Betis desde la grada del Benito Villamarín tras ser expulsado por Muñíz Fernández en el polémico duelo contra el Real Madrid.

Botía ya ha cumplido dos ciclos de suspensión con diez tarjetas amarillas en su haber y se ha quedado fuera en dos fechas. También Rubén Pérez –ahora con seis-, Aarón y Coro han alcanzado las cinco, y Domingo Cisma, Carlos Sánchez y Damián Suárez vieron dos en un mismo encuentro, estando los dos últimos apercibidos.

Compartir esta entrada: