El Elche tantea el Calcio y se fija en el croata Marko Livaja

La dirección deportiva franjiverde vuelve a estudiar las posibilidades que ofrece el campeonato italiano y ha apuntado el nombre del atacante de 20 años del Atalanta.

En su búsqueda por reforzar el ataque en el mercado de invierno, el Elche vuelve a mirar a Italia. La dirección deportiva franjiverde ya pescó en aguas transalpinas el verano pasado con la incorporación de Richmond Boakye en calidad de cedido desde la Juventus de Turín.

Ahora pretenden repetir la jugada. Las posiciones a cubrir se conocen a gritos: un extremo derecho y, sobre todo, un delantero centro. Son los deberes impuestos a los Antonio Prieto, Jesús De Huerta y Toño García Hita, quienes acumulan en su lista una larga y variada terna de nombres. De lo conocido, a Thievy le queda contrato hasta 2017 y el Espanyol no quiere cederlo de nuevo; se desconfía de la forma física de Toché; y entre lo que pide el Mallorca y su ficha, ahora mismo Víctor Casadesús se antoja caro aunque es la negociación más adelantada.

Por ello, mientras continúan las conversaciones, el club franjiverde ha vuelto a cruzar el Mediterráneo para poner sus ojos en el Calcio italiano. Concretamente en la Serie A, de donde ha surgido el interés por el joven atacante del Atalanta Marko Livaja. Croata de 20 años, Livaja gusta en el Martínez Valero por su polivalencia en la parcela ofensiva y ya sabe lo que es jugar tanto en cualquiera de las tres posiciones de la línea de tres cuartos como de hombre más adelantado. Inició su carrera en el Hadjuk Split de su país y con 17 años lo fichó el Inter de Milán, equipo que aún conserva la mitad de sus derechos. Tras dos años de cesiones al Lugano suizo y al Cesena de Serie B, recaló en enero del año pasado en las filas del mencionado Atalanta, donde esta temporada suma cuatro goles en 14 partidos oficiales y tiene contrato hasta junio de 2015. También ha sido internacional en todas las categorías inferiores de Croacia, pero no ha llegado a debutar con el combinado absoluto. Entre todas sus cosas buenas, el veinteañero Marko aún debe mejorar en algo: su indisciplina le llevó a estar apartado del equipo a las semanas de su llegada.

FOTOGRAFÍA: ATALANTA BC
Compartir esta entrada: