El Elche podría perder dos categorías en la misma temporada

banner-interior-publi-noticias-Xtep

El pasado 30 de junio, la Comisión Mixta de Segunda B formada por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) cerraban la temporada 2014/2015 sin ningún descenso de categoría por impago de los clubes a los jugadores. No obstante, todavía queda el fútbol profesional.

El próximo día 15 de julio está prevista la reunión de la Comisión Mixta del fútbol profesional que forman la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y el Sindicato de jugadores. Ese día será también cuando la AFE comunique a la patronal las denuncias que los jugadores han puesto en su conocimiento. Desde esa fecha, la Liga cuenta con unos ochos días para informar de la situación a todos los clubes afectados y que estos confirmen que esos impagos existen o que, por el contrario, ya están abonados. En el caso de que no puedan llegar a un acuerdo con los jugadores para aplazar dichos pagos atrasados, los clubes deberán abonar dichas cantidades como máximo el 31 de julio. De lo contrario, aquel club que no lo haga descenderá inmediatamente de categoría.

En este contexto parece encontrarse, en cierta manera, el Elche. El club ilicitano es la gran preocupación del sindicato, puesto que podría encontrarse con problemas financieros para online casino’s acometer las denuncias presentadas por los jugadores y que suman cerca de 7 millones de euros. De ser así, el club franjiverde podría verse abocado al descenso de Segunda B. Sobre todo ahora, que el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) no ha desestimado la sanción del descenso administrativo a Segunda División que le impuso el Juez de Disciplina de la LFP por no acreditar en su día estar al corriente de pagos con Hacienda, aunque finalmente Juan Anguix sí pago la deuda inaplazable.

En el caso de que la Justicia ordinaria no ratifique la decisión adoptada por la LFP, y de consumarse este impago del club franjiverde a sus jugadores, el Elche podría perder dos categorías en un mismo verano para terminar recalando en la Segunda B. Además, al tratarse de un descenso administrativo, la entidad ilicitana no contaría con la ayuda que la LFP otorga a los clubes descendidos, que en el caso de ser de Primera a Segunda División es de 3 millones de euros.

Compartir esta entrada: