La peor situación desde 2001

Que el Elche vive un momento complicado es una evidencia demostrable con solo mirar la clasificación. Con 35 jornadas disputadas, ocupa el 15º puesto con 42 puntos, tres por encima del descenso a Segunda División B. Tras vivir gran parte del curso en la zona tranquila de la tabla, su reciente dinámica de resultados, con cuatro derrotas en sus cinco últimos partidos, le ha condenado a meterse de lleno en la pelea por la permanencia. Para encontrar un peor panorama en la historia reciente del equipo ilicitano hay que remontarse a la temporada 2001/2001, el conocido como ‘el año del Compostela’.

El conjunto dirigido por aquel entonces por Marcial Pina, tercer técnico del campeonato tras Felipe Mesones y Jorge D’Alessandro, era a estas alturas 20º con 34 puntos, a tres de la zona de salvación, que marcaba el Racing de Ferrol. Como recordarán muchos, el Elche, que se movió por la parte baja prácticamente toda la campaña, logró la salvación de forma agónica en la última jornada al empatar a dos ante el Compostela en el Martínez Valero.

Los dos equipos llegaron al choque disputándose el evitar la última plaza de descenso a Segunda B y con un punto de diferencia entre ambos. A los franjiverdes les valía con ganar o empatar para mantener la categoría. Los goles de Gudelj y Jubera en la primera media hora de juego hacían presagiar la catástrofe a los 25.000 aficionados que poblaron las gradas del estadio ilicitano, pero dos canteranos, Nano y Benja, se erigieron en héroes igualando la contienda y dándole una sufrida permanencia al Elche, librándose así de volver a la categoría de la que había conseguido salir dos años antes. Nino formaba parte de aquella plantilla.

Desde entonces y hasta ahora, el cuadro franjiverde no había sentido tan cerca la amenaza de caer a la división de bronce por estas fechas de la competición. De hecho, en 8 de las 13 últimas temporadas en Segunda ya había alcanzado los 50 puntos que prácticamente aseguraban su presencia un año más en la categoría, y su diferencia con la zona roja de la tabla no era menor de diez puntos desde la campaña 2006/2007, siendo ésta de cinco unidades. Y a excepción de la citada temporada 2000/2001, nunca había estado peor clasificado.

La situación más similar a la presente se produjo en la temporada 2002/2003. El Elche tenía la misma puntuación, pero estaba dos posiciones por encima en la tabla y su ventaja respecto al descenso era de cuatro puntos. Certificó su permanencia en la penúltima jornada tras empatar a uno contra el Numancia en el Martínez Valero.

Y el pasado curso, marcado por el descenso administrativo y las dificultades que conllevó para la formación de la plantilla, el cuadro dirigido por Rubén Baraja ya había cumplido sobradamente el objetivo de la salvación, vital para la supervivencia del club, y luchaba por el playoff. A siete fechas del final, se encontraba en el 7º lugar con 53 puntos, los mismos que el 5º y el 6º, y tenía una renta de 15 unidades sobre el descenso.

Cabe señalar que el Elche de Toril no ha ocupado la zona roja de la tabla en toda la campaña, pero una derrota ante el Almería en el Martínez Valero (viernes, 20:00 horas) en la primera de sus tres próximas ‘finales’ por la permanencia podría provocar que acabara la jornada en el 19º puesto si el resto de resultados son desfavorables a sus intereses.

Compartir esta entrada: