El Elche se mueve rápido en el mercado

Jorge Cordero está aprovechando la gran magnitud del Elche en Segunda B y su poderío económico respecto a la mayoría de clubes de la categoría para moverse rápido en el mercado de fichajes. El descenso del equipo ilicitano a la división de bronce provocó que la mayoría de sus jugadores con contrato quedaran libres y, por ello, el club debe formar una plantilla prácticamente nueva para el siguiente campeonato. A 3 de julio, el director deportivo franjiverde ha cerrado la contratación de cinco refuerzos: Gonzalo Verdu, José Juan, Peris, Adrián Jiménez y Román Golobart. Media decena de incorporaciones 18 días después de su presentación como responsable de la parcela deportiva del Elche, cuyo entrenador, Vicente Mir, fue anunciado poco más de 24 horas más tarde.

De los 77 equipos que ahora mismo integran la Segunda B (la Federación todavía no ha decidido quién ocupará la plaza del Mallorca y Gavà y Boiro descendieron administrativamente por impagos), 9 superan el número de fichajes del Elche, dos de ellos de su mismo grupo: Extremadura (11), Izarra (10), Pontevedra (9), Atlético Saguntino (9), Marbella (8), El Ejido (7), Lleida Esportiu (6), Racing de Ferrol y Navalcarnero (6). Y 11 lo igualan: Mallorca, Ebro, Real Zaragoza Deportivo Aragón, Cornellà, Olot (estos cinco teóricamente estarán en el Grupo III), Mérida, Linense, Córdoba B, Tudelano, Amorebieta y Mirandés.

Para encontrar un periodo de fichajes en el que el club ilicitano había cerrado mínimo cinco llegadas a 3 de julio hay que remontarse hasta 2010. Carpio, Lillo, Arturo, Fran Amado, Vasco Fernandes y Palanca ya estaban comprometidos con el Elche, si bien el segundo, el tercero y el cuarto se desvincularon poco después porque no entraban en los planes de José Bordalás y la dirección deportiva. Además, la incorporación de Palanca y la de otros ocho futbolistas no se anunció de forma oficial hasta el 16 de julio. El entonces consejero delegado franjiverde y actual presidente del Hércules, Juan Carlos Ramírez, impuso una ‘ley del silencio’ para evitar que se entorpecieran las negociaciones, pero esto no evitó la crítica de la prensa local.

Repasando otros 3 de julio, el Elche había anunciado tres refuerzos el pasado año (Pelegrín, Iriondo y Dorca). En 2015, no había realizado ninguno porque todavía no sabía si competiría en Primera o Segunda porque luchaba por evitar el descenso administrativo, y hasta que no evitó la caída a Segunda B por las deudas con sus jugadores no se movió en el mercado. En 2014, también tenía acordadas tres incorporaciones (Fayçal Fajr, Adrián González y Mosquera, este último oficial el mismo 3 de julio), al igual que en 2012 (Manu Herrera, Berry Powel y Javi Flores).

En el verano de 2013, especial por ser el primero del Elche como equipo de la máxima categoría 25 años después, no cerró ninguna llegada hasta el 5 de julio, cuando firmó a Manu del Moral y Stevanovic cedidos por el Sevilla. Y el 3 de julio de 2011, Javi Flaño era la única alta.

Compartir esta entrada: