El Elche se encomienda a la gracia divina de Boakye

El recién llegado ‘9’ es la esperanza franjiverde para un ataque que adolece de referencias a dos días del cierre del mercado de fichajes.

Richmond Boakye se presentó en sociedad. El nuevo ‘killer’ del Elche dejó muy buenas sensaciones en su puesta en largo como futbolista franjiverde y fue capaz de sacar petróleo cuando el equipo ya daba sus últimos coletazos en un partido en el que pese a ir con uno más por delante no supieron sacarle provecho. El jugador, que fue el MVP del partido, se mantiene cauto aunque avisa que todavía tiene “mucho margen de mejora” y confía en que con la ayuda divina pueda conseguir “cualquier cosa”.

Con la entrada del ‘9’, el equipo de Fran Escribá cambió su rumbo, ya que con la presencia de ‘Boachí’, que es como se pronuncia su nombre, el equipo ilicitano ganó puntos en el ataque. En un encuentro en el que Manu de Moral y Corominas no terminaron de encontrar su fútbol, Boakye cogió los galones del ataque y se convirtió en una referencia en la delantera y se convirtió en un imán para el juego de ataque del Elche. El delantero ghanés también dejó ver su faceta combativa, bajó hasta el centro del campo para pelear los balones, hecho que provocó la expulsión de Dubarbier.

Boakye tiene el gol entre ceja y ceja. Cada pelota que palpó llevó el peligro a la meta de un Esteban que rezó para que eso no ocurriera. El primer esférico que recibió terminó con un latigazo desde la esquina del área ante el asombro del meta, que tuvo que emplearse a fondo para atajar la ocasión. “El gol ha llegado porque hemos trabajado todo el grupo y el entrenador. Un goleador tiene que tener en la cabeza marcar, sino es así no tiene sentido ser delantero”, aseguró la nueva sensación franjiverde que se siente “muy bien” porque en el Elche “todo el mundo se ríe y bromea”.

Compartir esta entrada: