Al Elche le salen las cuentas

Juan Serrano, presidente del Elche, y Juan Pascual, consejero responsable del área económica y director general, han realizado este lunes un balance de gestión al frente del club y han desvelado algunas de las líneas maestras que seguirá la entidad franjiverde durante la temporada. Centrados casi exclusivamente en el tema económico, los dirigentes han anunciado un presupuesto para el presente curso de 10,3 millones de euros, con un superávit estimado al final del ejercicio 1,3 millones.

El Elche cierra el ejercicio contable 2014-15 con un déficit de 8,6 millones de euros, superior al del anterior ejercicio (8,3) como consecuencia, entre otros factores, de varias sanciones económicas a las que ha tenido que hacer frente la entidad por sus continuos incumplimientos. El consejo someterá a la aprobación de la junta general de accionistas, que se celebrará el próximo 25 de enero, todas estas cuentas.

«Lo he repetido ya varias veces. Este club tiene que cambiar su cultura y no solo debe dejar de perder dinero, sino que debe comenzar a ganarlo«, ha dicho Juan Pascual, quien desveló que cada parcela del club es responsable de una partida presupuestaria que tiene que cumplir «sí o sí».

La demora en la celebración de esta junta ha sido justificada por el responsable de la parcela económica por la necesidad de recoger documentación exhaustiva sobre una gestión que no ha sido la suya y, además, por un problema burocrático surgido con uno de los consejeros de la anterior etapa, quien se negaba a firmar su renuncia al argumentar que nunca formó parte de aquel proyecto directivo.

El consejo propondrá a los accionistas un cambio de auditores porque los actuales «llevan mucho tiempo». Pascual explica que se está negociando con una firma auditora de primer nivel, «huyendo de lo local para que sea más transparente».

Ampliación de capital

El director general ha confirmado que el consejo también someterá a la votación de los accionistas acudir a una ampliación de capital, ya que ha explicado que, además de ser «necesaria» para la salud financiera entidad, fue una de las promesas realizadas durante el verano cuando se solicitó a los aficionados una aportación económica para evitar un nuevo descenso de la entidad a cambio de acciones.

El dirigente del Elche confió en que el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), propietario del 56% de los valores del Elche, autorice la operación, comunicada de forma formal a finales de julio a la Fundación para que ésta entidad, como tenedora de sus acciones, la trasladara a la administración autonómica, a pesar de que supondrá la pérdida de su mayoría, ya que recordó que en el pasado mes de abril autorizó una operación idéntica pese a no estar la entidad en una situación tan grave.«Esperamos que la autorice, aunque respetamos cualquier decisión«, aclara.

Pascual advirtió, sin embargo, que es la Fundación la que ejerce la representación de los valores del IVF y no el Elche, sin bien indicó que todas las partes buscan lo mejor para la entidad. «Deseamos un acuerdo con el IVF y pensamos que posible. No lo vemos fácil por el momento de disponibilidad del Elche y de la Fundación, pero tenemos la voluntad para llegar a  un acuerdo«, ha dicho Pascual, quien ha confesado que le agradaría la fórmula de una «refinanciación» para poder saldar la deuda con la entidad autonómica con un nuevo calendario de pago.

«Ellos tienen tres opciones: pueden ejecutar las acciones y controlar el club, negociar con nosotros y la Fundación o venderlo en subasta, aunque a nadie le gustaría que la entidad pasara a unas manos que no fueran ilicitanas. Por eso creo que es posible llegar a un acuerdo con diálogo», ha explciado.

Ere, concurso y responsabilidades

Pascual también ha adelantado que actualmente existen muchas posibilidades de que el club no  presente finalmente un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), ya que tras ser tumbado por el juez el club ha cerrado acuerdos privados con algunos empleados, entre los que se encuentran dos jugadores del filial y Julio Martínez, anterior director de planificación y gestión. «Lo principal para nosotros siempre ha sido el factor humano porque un ERE es un fracaso de la empresa, no del trabajador«, ha afirmado.

El dirigente también ha explicado que el concurso de acreedores sigue su curso natural y que actualmente se encuentra en periodo de alegaciones. Anunció que el consejo ha comenzado a perfilar el convenio con los acreedores, en el que se propondrá una quita próxima al 50% y que se espera saldar «a medio y largo plazo, dependiendo de la capacidad de pago del club».

Por último, Pascual también se ha referido al informe del administrador concursal, quien indicó que varios dirigentes se habían lucrado a costa del club. El responsable de la parcela económica negó que el club vaya a exigir responsabilidades. «En el informe se habla de indicios y hay que diferenciar entre la tarea del Elche y la del Juez. Todo lo que sean responsabilidades es tarea del Juez y del administrador. El Elche tiene que estar al margen», concluyó.

Compartir esta entrada: