Regreso al escenario del ‘crimen’

La catástrofe fue un 11 de septiembre, pero de 2002. El Elche viajaba al Nuevo Campo de Palamós, escenario al que volverá por vez primera desde entonces este domingo, para disputar una incómoda eliminatoria de Copa a partido único contra el equipo catalán, venido a menos tras un breve paso por Segunda.

Los gerundenses militaban en el grupo III de Segunda B y soñaban con reverdecer viejos laureles de la mano de su nuevo dueño, Dmitry Piterman, quien posteriormente se convertiría en uno de los personajes más nocivos de la historia del fútbol español.

De aquella batalla no queda en el Elche más que un mal recuerdo y un presidente, Juan Serrano, quien acababa de llegar al palco en aquella temporada y que, 13 años después y tras varios vaivenes de la entidad, repite en el cargo.

El Elche había comenzado mal la Liga, cayendo 0-1 en el Martínez Valero ante el Xerez, y la Copa era una buena oportunidad para recuperar sensaciones y para que Julián Rubio, entrenador del equipo, fuera repartiendo minutos entre sus jugadores.

Era una Copa donde las sorpresas estaban al orden del día. En esa misma ronda, y mientras el Elche se desangraba en Palamós, el Barcelona caía en Novelda (3-2), el Espanyol ante el Alicante (1-0) o el Villarreal frente al Hércules (2-1).

Rubio, prevenido, alineó un equipo competitivo, formado por Aizkorreta: Rondo, Benja, Sarasúa, Curro Montoya; Cabrejo (Arnal), Santamaría (Armentano), Melgar, Raúl Ivars, Meca (Serrano), y Nino.

El Palamós, que en la ronda anterior había eliminado al Orihuela a doble partido, estaba dirigido por Chuchi Cos y contaba con un grupo de jugadores casi desconocidos para el gran público. El equipo gerundense alineó a Roberto Paramòs; Coromina, López Bravo, Pedregosa (Morales), Sotero (Raset), Xavi Molas, Edu Aguilar, Carmelo, Kike Alonso, Sarabia (Jordi Condom) y Toño Fernández.

El encuentro arrancó parejo, pero se descosió de forma imprevista tras el primer gol del Palamós, a los 22 minutos, obra de Toño Fernández. Sin tiempo para reaccionar, apenas dos minutos después, llegaba el segundo de Sarabia. Y en el 35, de nuevo Tono Fernández batía la meta ilicitana.

Rubio, ya que había dado entrada a Serrano en el minuto 24, tras el 2-0, metió en el campo en el inicio del segundo tiempo a Armentano y Arnal en busca de una remontada imposible, porque en el primer minuto de la reanudación Edu Aguilar anotaba el cuarto.

El Elche se empleó en una ofensiva total y logró recortar diferencias por medio del ‘tiburón’ Armentano en el minuto 58. Había media hora por delante para forzar la prórroga, pero de nuevo todo se vino abajo apenas dos minutos después tras un autogol de Benja.

Ya en el descuento, y con el Elche volcado para maquillar el marcador, Edu Aguilar redondeaba el festival del Palamós con un nuevo gol tras culminar un contragolpe.

Una pesadilla

Raúl Ivars, uno de los protagonistas de aquella historia, recuerda para Diario Franjiverde aquella triste jornada. «Fue una pesadilla«, afirma el alicantino. «No me acuerdo mucho de aquello, pero creo recordar que fue el típico día que todo te sale mal», añade.

Según hace memoria, a Raúl le vienen más imágenes de aquel encuentro. «No empezamos mal, pero en un abrir y cerrar de ojos el partido se puso imposible. Cada vez que llegaban a nuestra área era un gol«, señala. «Lo mismo pasó tras el descanso y después de nuestro gol. Cada vez que intentábamos reaccionar nos daban un nuevo golpe. Todo lo que podía salir mal salía peor«, asegura el ex media punta, quien recuerda que en aquella época «la Copa daba muchas sorpresas«.

Aquella derrota fue una de las más duras que ha sufrido el equipo ilicitano en los últimos tiempos en el torneo del KO y, sin duda, la mayor encajada ante un equipo de perfil bajo e inferior categoría.

Vuelve el Elche al mismo escenario, aunque ahora no estará delante el Palamós, sino el Llagostera, un rival ante el que no existen precedentes oficiales con el primer equipo ilicitano, pero sí con el filial. El Ilicitano se dejó ante el Llagostera, hace dos años, la posibilidad de pelear por el ascenso a Segunda División. Llegó a la última jornada como líder, pero la derrota por 1-0 le bajó del liderato y le expulsó de la zona de promoción. Otro argumento más para que el Elche se motive la próxima jornada y salde alguna que otra cuenta pendiente.

FOTO: PalamosComunicacio

Compartir esta entrada: