Un mes para no dudar

En una categoría tan equilibrada como la Segunda División nunca se pueden hacer cuentas de antemano. Llagostera y Mirandés eran, a priori, rivales ideales para que el Elche diera un estirón en la tabla clasificatoria y se instalara en la zona de ascenso. Pero la realidad no ha podido ser más devastadora y ha arrojado un balance demoledor: cero puntos y ocho goles en contra.

En el próximo mes, el equipo de Rubén Baraja afronta cuatro partidos exigentes que deberían ayudar a definir sus aspiraciones en la competición. El conjunto ilicitano debe enfrentarse a Almería y Zaragoza a domicilio, y ante Leganés y Osasuna, en el Martínez Valero.

El primero de los compromisos de este duro mes tendrá lugar el domingo, a las 12.00 horas, en el estadio Juegos de Mediterráneo ante un Almería, también recién descendido, que acaba de cambiar su entrenador y que ya superó al Elche en estos últimos meses en la presentación del equipo ilicitano ante su público (0-1) y en la Copa del Rey (3-3), si bien la eliminatoria se decidió por penaltis.

Una semana después, el Elche recibirá en su estadio, donde solo ha sido capaz de sumar un punto de los seis últimos posibles, al Leganés, conjunto también situado en la zona media de la tabla. El conjunto madrileño, tradicionalmente incómodo para el Elche, encarna al típico equipo de la categoría de perfil bajo, pero capaz de poner contra las cuerdas a cualquier adversario.

Posteriormente, el conjunto de Rubén Baraja viajará a La Romareda el 1 de noviembre para enfrentarse al Real Zaragoza, uno de los máximos candidatos al ascenso revitalizado tras los últimos resultados obtenidos, para cerrar este ciclo del calendario el 8 de noviembre, de nuevo en horario matinal, ante el Osasuna, actual líder de la categoría en el que será el regreso del siempre añorado Nino al Martínez Valero.

No es que estos cuatro partidos vayan a marcar el futuro del Elche, ya que aún quedará muchísima competición por delante, pero sí pueden ayudar a calibrar las verdaderas expectativas del equipo de Baraja y, sobre todo, su evolución ante los rivales llamados a ser protagonistas de la competición.

Compartir esta entrada: