El Elche se aferra al Martínez Valero para doblegar al Barcelona

Los franjiverde no conocen la derrota bajo el calor de su público desde hace cinco meses, cuando hincó la rodilla ante el Málaga, y tan solo ha recibido dos goles desde entonces.

El 21 de diciembre el Elche dijo basta. Los de Fran Escribá despedían de manera muy agria un año que había pasado a la historia. Lo hicieron con una derrota a manos del Málaga de Schuster, que sacó máximo rendimiento al gol de cabeza de Camacho. Ese partido fue el inicio de un camino que los franjiverde han ido recorriendo para llegar a la salvación a final de campaña. El técnico valenciano sabía de la importancia del Martínez Valero para poder amarrar la permanencia por lo que desde entonces los suyos no han hincado ni una sola vez la rodilla ante su público.

Han sido nueve partidos en los que tan solo se han encajado dos goles y solo uno de ellos llegó en esta segunda vuelta de campeonato. Solo un exfranjiverde como Ángel ha profanado la portería de Manu Herrera desde el último gol de Carriço que despidió la primera vuelta. Un bagaje más que impresionante y algo a lo que los ilicitanos se aferran para poder dar la campanada este domingo ante el Barça. Los azulgrana se juegan el título de Liga cuando ya estaban de vacaciones y lo harán en un Martínez Valero que se ha convertido un templo prohibido para los forasteros. «Los resultados en casa en esta segunda vuelta son un clavo al que cogerse. La situación en la que viene el rival le da un grado más de dificultad al partido pero el equipo va a competir y se siente con muchas opciones», explicó ayer el entrenador del cuadro ilicitano.

Los cinco empates y las cuatro victorias cosechadas bajo el calor del Martínez Valero empujan a los de Fran Escribá a dar un último gran esfuerzo ante su gente para poder cerrar de manera definitiva la permanencia con una victoria o un empate. Que el Barcelona se juegue la Liga en estos dos partidos no le echa presión encima a los franjiverde, que se ven con ganas y así lo han transmitido a lo largo de la semana.

La historia, además, cabalga con los ilicitanos, ya que tanto en el viejo campo de Altabix como en el Martínez Valero a los azulgrana no se le ha dado bien pisar la ciudad de las palmeras. Curiosamente, en el recuerdo también existe un precedente a modo de leyenda que podría volver a repetirse. Fue en la temporada 1976/1977 cuando ambas escuadras llegaban en las mismas condiciones que las actuales. Por aquel entonces el Atlético de Madrid se jugaba el título de Liga contra el Barcelona, y éste visitaba Elche para medirse a un equipo que también se jugaba la permanencia. El final está escrito y tuvo color franjiverde. Los ilicitanos cosecharon un empate que les llevó a la salvación y el Barça no pudo levantar un título que tuvo dueño colchonero.

Compartir esta entrada: