El Elche rescata un punto en el último minuto (3-3)

El Elche Vulcanizados Alberola se agarra con uñas y dientes a Primera División. Puede que su juego no le alcance para conseguir la permanencia, pero es un grupo orgulloso y con un enorme corazón que no se va a rendir hasta la última jornada. El equipo de Ricardo Íñiguez no pudo superar al Jaén, rival directo, como era el objetivo, pero al menos regresó a tiempo de las tinieblas para rescatar un punto sobre la bocina que mantiene intacto el sueño de la salvación.

El empate ante el Jaén, unido al del Jumilla (1-1), deja las cosas como estaban, aunque con una jornada menos por jugar. No lo tuvo nunca fácil el equipo de Íñiguez, que desde el principio tuvo que nadar contra corriente en el partido. Solano, a los tres minutos, adelantaba al equipo andaluz con un disparo que no pudo atajar Varilla.

El Elche acusó el impacto, aunque antes del descanso acumuló ocasiones de gol como para haber logrado la igualada, pero ni Manjón ni Pitu estuvieron acertados. Tras el descanso, el equipo ilicitano, consciente de lo que había en juego, se lanzó a por la igualada. Las ocasiones se sucedieron en ambas porterías hasta que Carlos Anós firmó el empate.

No tuvo tiempo el Elche para saborear la ventaja porque Buendía, apenas unos segundos después, volvía a conceder a su equipo el mando en el marcador. El pívot volvería a marcar poco después un nuevo tanto que pareció sentenciar el encuentro.

Con todo perdido, Íñiguez optó por la táctica de portero-jugador y el Elche encontró algo de vida. Primero gracias a un penalti anotado por Carlos Anós. Y, posteriormente, y ya en el último minuto, Kiwi puso el empate para delirio de la afición local, que supo reconocer la entrega de un equipo que, pese a sus limitaciones, nunca se rinde.

FOTO: LNFS

Compartir esta entrada: