El Elche pinta Alicante de franjiverde

Baile ilicitano en Alicante. El Elche puso el fútbol y también los goles contra el eterno rival, descompuesto ante el control del juego de los de Fran Escribá, que regresaron a casa con un uno a dos a favor, pero dejaron la sensación de haber podido golear en el Rico Pérez.

Tal como sucedió ante la Ponferradina en la primera jornada, el conjunto franjiverde dio una sensación que se podría definir en una sola palabra: suficiencia. Y es que en apenas dos minutos sentenció el partido y pareció volverse a casa, dedicándose a dejar pasar los minutos.

Coro fue el protagonista indirecto de ambas acciones. El delantero y gran estrella franjiverde, ofreció dos asistencia a Xumetra y Carles Gil, que sirvieron para sentenciar el choque antes de llegar a la media hora de partido.

El primero de los tantos fue del extremo, que se coló entre los defensores herculanos y no tuvo problemas para traspasar el último obstáculo que era Falcón. Fiesta franjiverde, que ocupaba la grada del mundial se hicieron notar ante el descontento de la parroquia local. Pero la fiesta había hecho más que empezar. Sólo dos minutos después volvió a aparecer Coro para asistir esta vez a Carles Gil, y el valenciano, de nuevo con soberbia suficiencia, tocó sutilmente el esférico para anotar el segundo gol visitante. Minuto 28 y cero a dos.

Los nervios locales facilitaron la tarea de Escribá. Dominio, toque y también ocasiones, porque era el Elche el que llegaba a la meta en busca del tercero ante su rival herido.

Pero el fútbol es caprichoso y le gusta la emoción. El Hércules, sin ideas ni alma, se encontró con el gol de la esperanza tras un lío en el área que culminó Escassi, que se encontró la pelota y marcó el uno a dos. Un susto, nada más que eso. Porque el Elche cedió metros, pero en ningún momento el Hércules mostró suficiencia en ataque como para empatar el choque.

Los minutos finales sirvieron para que la fiesta en la grada se elevara, en la del mundial donde se encontraban los aficionados franjiverdes claro, mientras el resto del estadio alicantino descargaba su furia contra su entrenador. El Elche líder y dejando al eterno rival tocado, en el corazón y también en la clasificación

Compartir esta entrada: