El arte del piscinazo

 El Cartero ¦ 18/09/12 07:00 @pericomiquel

Acción de tirarse voluntariamente al suelo en un campo de fútbol  o en alguna otra superficie, fingiendo la entrada del adversario, con el fin de engatusar al árbitro.  Como consecuencia el colegiado alza el brazo, coge el silbato y señala su juicio.  Estas acciones acontecen en situaciones  de presión normalmente dentro del aria rival.  Suele darse el caso que el árbitro, indistintamente del equipo perjudicado, acabe mal parado.

El arte del piscinazo causa una alteración en el bombeo de la sangre de los aficionados presentes, provocando un abucheo de miles de palabras malsonantes o carcajadas y ovaciones así como algún que otro baile incitando a la fiesta popular.

El pasado sábado, con el tiempo cumplido,  Mantecón calló dentro del aria rival provocando que el silbido del árbitro anunciara pena máxima. A la postre Edu Albacar conseguía marcar para otorgar la victoria al Elche.

A primera instancia parecía que el arte del piscinazo había salido a relucir y aunque haya muchos detractores que sigan pensándolo, el arbitrio López Acera acertó. El arte del piscinazo tendrá que esperar una jornada más.

Compartir esta entrada: