El duro inicio del regreso a Segunda

Rc Sala de Juegos

Siempre hay pie a la sorpresa, pero como se podía prever, el Elche está viviendo un duro inicio en su regreso a Segunda División. 4 puntos de 18 posibles, sin victorias y sólo tres goles a favor. Números que le dejan en zona de descenso en la tabla. Sin embargo, el cuadro ilicitano, que mantiene la base del ascenso, ha realizado méritos sobre el césped para gozar de una mejor situación clasificatoria. La falta de pegada es la clave principal para entender por qué los franjiverdes no han alzado el vuelo.

16 ‘héroes’ del ascenso y 7 caras nuevas conforman la plantilla de 23 futbolistas que lidera Pacheta. La mitad con nula o escasa experiencia en fútbol profesional. Las limitaciones presupuestarias, con el segundo tope salarial más bajo de Segunda, han motivado a la dirección deportiva encabezada por Jorge Cordero a incorporar jugadores con hambre e ilusión de Segunda B, más el fichaje de Xavi Torres para subir el nivel y aportar su experiencia en Primera.

En los seis primeros partidos de Liga, más el duelo de Copa del Rey, el Elche ha demostrado su apuesta por la continuidad del modelo de juego que le devolvió a Segunda. Un estilo ofensivo sobre el esquema 4-1-4-1, pero sin perder el rigor y la solvencia defensiva, y dominio de la posesión para atacar a los rivales con verticalidad. Y salvo en 30 minutos frente al Reus (0-2) y poco más, ha competido de tú a tú con sus adversarios, algunos de ellos con más del doble de potencial económico. Pero su puntería desafinada, además de algunas decisiones arbitrales, le han privado de albergar más puntos en su casillero.

A pesar de la falta de resultados positivos, tanto Pacheta como la plantilla sienten que la línea de trabajo es la adecuada para conseguirlos. “Estamos cada vez más cerca de la victoria”, señalaban después del empate frente al Real Oviedo (1-1) en la última jornada. Sin embargo, parte del entorno sí que alberga dudas sobre la capacidad del equipo ilicitano. “Dan todo, pero no hay nivel para más”, “el plantel no se ha reforzado”, “es un conjunto de Segunda B compitiendo en Segunda” son algunas de las ideas que rondan.

La Segunda División española demuestra cada temporada que es una categoría impredecible. Muy igualada, con muchos empates y partidos que se resuelven por la mínima y con goles en la recta final. En pocos encuentros hay un favorito claro, por mucha diferencia que muestre la tabla. Pronosticar sus partidos para apostar o vaticinar en qué posición acabará cada equipo el campeonato es una osadía dificilísima de acertar pero a la vez, muy entretenida y sin salir de casa. Sobre el papel, y viendo su comienzo, el Elche aparece como uno de los candidatos a luchar por la salvación con sufrimiento.

Sin embargo, la Liga 1|2|3 tiene varios y recientes ejemplos de conjuntos modestos que no aparecían en las quinielas como aspirantes al ascenso y acaban consiguiendo la proeza. Nada está escrito, y el aficionado franjiverde debe asumir las limitaciones de su equipo, pero también tener presente que queda un mundo en esta ‘eterna’ competición. El balón dictará sentencia.

Foto: Francisco Maciá

Compartir esta entrada: