“Don Pelayo”, también tira de este Elche

Miguel Giménez ¦ 12/10/12 07:00 @gimenez_zamora

El pasado sábado, vivimos una nueva victoria histórica en Anduva (a partir de ahora, todas lo serán), que no sólo permitió a los hombres de Escribá afianzar su liderato, sino la de establecer un nuevo récord al término de la 8ª jornada en esta Liga Adelante, convirtiéndose en el mejor líder de la competición (superando al Málaga de Muñiz de la temporada 07/08), habiendo sumado 22 puntos de 24 posibles. Ya sabemos, que ese mismo conjunto andaluz, consiguió regresar a la élite.

Escribá, va recuperando a jugadores para la causa, pese a pequeños contratiempos que está padeciendo el equipo en forma de leves lesiones en este inicio (Carles Gil, se volvió a lesionar en Anduva en el minuto 22).

Berry Powel, ya debutó en el Martínez Valero ante el Recre, después de superar su lesión en el cuádriceps del muslo izquierdo que tuvo en pretemporada, teniendo ante el Mirandés, más minutos que sumar a sus piernas (jugó los últimos cinco minutos).

David Generelo, que no entró en la pasada convocatoria por precaución, estará listo para el próximo encuentro. Palanca, lo estará en breve, tras casi superar su enésima rotura fibrilar, nuevamente en el bíceps femoral. Y el titán de Miguel Linares, pronto empezará a entrenar con el grupo.

El conjunto franjiverde, más aún con este grandioso arranque de competición, se ha propuesto el ambicioso reto de regresar a Primera División de una vez por todas, con un técnico ambicioso, que no rehúye de esa responsabilidad, y que está demostrando su gran capacidad en su debut en los banquillos como primer espada, pero para cumplir el objetivo, necesitas más que un once tipo.

Dentro de una plantilla que busca el ascenso, siempre es capital que todos los integrantes de la misma, aporten en un momento puntual de la temporada, que exista un nivel parejo, máxima competitividad para rayar a un nivel similar y que no haya mucha diferencia entre titulares y hombres que tienen que salir desde el banquillo, que todos los jugadores, se sientan importantes y partícipes de la buena marcha del equipo.

Y dentro de este perfil, por fortuna, pudimos observar como apareció el pasado sábado la figura de un joven ovetense (21 años), llamado Pelayo Novo, para empezar a aportar (como quería el jugador) y dar réditos a su equipo.

Me alegré muchísimo de ese tanto, no sólo porque supuso finalmente el gol de la victoria, sino porque es un jugador trabajador, con un hambre voraz por progresar como futbolista y ser importante, de los que hacen sin duda vestuario y acepta su rol desde el principio. Como le dijo el propio Pelegrín tras el gol (su compañero de habitación), se lo merecía.

Apuntar también, que no tuvo un comienzo fácil con aquellos golpes de calor que tuvo tanto en Elche durante la pretemporada, como en Córdoba en el partido copero, que acabó con el jugador hospitalizado tras el descanso de aquel partido.

En Elche, se le realizaron todo tipo de pruebas médicas, que descartaron cualquier tipo de patología que impidiese al futbolista, seguir ejerciendo su labor con total normalidad.

Además, a este joven asturiano (uno de los hombres con más proyección que tenemos), se le venía resistiendo el primer gol en la categoría de plata, tras haberlo rozado en anteriores jornadas.

El tanto, le definió a la perfección, ingresando en el área con la fuerza de un “caballo desbocado”, y es que a su gran versatilidad en el centro del campo, desde Oviedo ya nos avisaron de que es un auténtico llegador (algunos, incluso, ya se han atrevido a compararle con Michu por esta faceta, su paisano y amigo, también surgido de la cantera del Requexón, que actualmente defiende los colores del Swansea en la Premier).

Pelayo, un jugador de “rompe y rasga”, vaya. Que ya empieza a dar sus frutos en este Elche que sigue batiendo registros jornada tras jornada en este arranque fulgurante.

Compartir esta entrada: