Posible nuevo cisma en el consejo

Adrián Cedillo ¦ 30/10/12 07:00 @Adrcedillo

Las horas de Tomás Alvarado en el Elche Club de Fútbol podrían estar contadas. El hasta ahora Director General de la entidad, además de consejero y patrono de la fundación podría presentar su dimisión en pocas horas, desvinculándose totalmente del club.

La salida de Alvarado ya fue abordada por el vicepresidente Juan Anguix, quién nunca ha ocultado su falta de confianza en el trabajo del director general franjiverde. Hace poco más de un mes el valenciano promovió su destitución pero el cambio en el voto de Antonio García Hita “Toño” provocó que dicha decisión no saliera adelante.

Los pasos al frente de Anguix, cuyas medidas promoviendo la asistencia de aficionados a los encuentros, tanto en el Martínez Valero como lejos de este, han supuesto un golpe de timón del valenciano, quién parece terminará saliéndose con la suya, dejando fuera del consejo y del club a Alvarado.

Pero la dimisión del consejero y patrono no fruto sólo de la desconfianza. La crítica a su gestión ha terminado por  verse superada por la fuerza de quienes no apoyan su continuidad al frente de la nave franjiverde. Así, Juan Anguix habría encontrado el apoyo de Juan Carlos Ramírez, todavía poseedor de gran parte del accionariado, para que la credibilidad de Alvarado, cuyo salario gira en torno a los 90.000 euros anuales, caiga lo suficiente como para que ni si quiera el apoyo del presidente José Sepulcre sea suficiente para garantizar su continuidad al frente de la entidad.

Con la marcha de Alvarado se abrirán nuevos frentes en el Elche. José Sepulcre perderá una batalla ante Anguix, y abrirá la búsqueda de nuevos apoyos en la entidad. Unas circunstancias a muchos recordarán problemas del pasado, que terminaron por influir irremediablemente en el seno de la plantilla, provocando la inestabilidad que tanto se ha tratado de evitar en la presente temporada. En la mano de los dirigentes está el conseguir que esta nueva transición en el consejo de administración pase casi inadvertida, al menos para la parcela deportiva, demostrando así que este club realmente pretende ser un club de primera, y que el bautizado como Elche 2.0 no es una versión defectuosa del Elche de años atrás.

Compartir esta entrada: