Dilemas en la columna vertebral

Las bajas recientes en la columna vertebral de la plantilla del Elche CF, unida a la buena imagen mostrada ante el Tenerife, han abierto el abanico de opciones para Rubén Baraja. Dejando a un lado la larga convalecencia de Hugo Álvarez, Armando e Ilie volverán a estar disponibles tras cumplir ciclo de amonestaciones y su vuelta al once corre mayor peligro que antaño.

El pasado sábado en el Martínez Valero, el míster franjiverde alineó a Caro y Lolo como pareja de centrales: el cedido por el Betis fue el derecho y el capitán, el izquierdo. En el centro del campo, puso en liza otro dúo inédito: el formado por Mandi y Pelayo. Los cuatro jugadores pesaron en el encuentro, siendo partícipes del dominio local ante el equipo de Pep Martí.

De todos ellos, el que más papeletas tiene para repetir titularidad es Lolo siempre y cuando sus molestias lumbares, ya que es una pieza importante en el vestuario y aporta la tranquilidad necesaria sobre el terreno de juego. Está por ver si la presumible vuelta de Armando al eje de la defensa le hará formar pareja con él (lo que en teoría situaría al ’24’ como central derecho) o avanzar hasta la medular. Hoy se hace extraño imaginar a un Elche con el de Motril sentado en el banquillo, pero hay que apuntar que en su ausencia el equipo dejó la portería imbatida tras cinco partidos encajando al menos un gol.

Pero el ex zaragocista no sería el único que volvería a ser de la partida. Si ejerciera como centrocampista, Caro se mantendría en el once e Ilie, primer lanzador de penaltis en nómina, tendría difícil su vuelta. Mandi y Pelayo son jugadores con mayor dinamismo, lo que les daría más opciones de completar ese doble pivote. Será complicado elegir entre ambos, ya que el canario anduvo serio guardando la posición y el asturiano mereció un gol a base de acumular remates peligrosos en el que quizá fue su mejor partido con la zamarra ilicitana.

A pesar de un empate que supo a poco, la jornada pasada resultó ser una oportunidad para un Baraja al que le salió el invento y ahora ve cómo se le abre el abanico de opciones. Ahora, la lógica dicta no tocar lo que funciona, pero los regresados de sanción tienen ascendencia en el grupo y pondrán muy cara su suplencia. La pelota, como siempre, dictará sentencia.

 

Compartir esta entrada: