Desenlace cruel para la afición en El Clariano

El medio millar de aficionados del Elche que madrugaron este domingo para apoyar a su equipo se llevaron una gran decepción. Sufrieron un desenlace cruel en forma de derrota frente al Ontinyent (1-0) con un gol en el último suspiro. Un mazazo para una hinchada ya bastante castigada por asuntos extradeportivos y por ver al club de sus amores competir en Segunda B, cuando hace bien poco disfrutaba del fútbol de Primera. De Mestalla a El Clariano en tres años.

A pesar de todo, la hinchada franjiverde respondió para dar aliento a sus jugadores en una cita importante. El Elche se medía a un rival directo en la pelea por la promoción, y la cercanía con la capital del Valle de Albaida animó a 500 seguidores a desplazarse. Dos autobuses llenos y numerosos coches particulares viajaron hasta Ontinyent en la mañana del domingo.

La afición ocupó la mitad de la grada General del campo y parte de uno de los fondo, donde numerosos hinchas se situaron para ver el partido de pie. Antes del pitido inicial, el medio millar de franjiverdes ya se hacía notar con cánticos hacia sus muchachos. El ‘Aromas Ilicitanos’ sonó a capela a la salida de ambos equipos.

A pesar de que el juego no acompañaba, los seguidores animaron a los suyos durante los noventa minutos. Aplaudió las llegadas y ocasiones del Elche y protestó las decisiones del árbitro, sobre todo la discutida expulsión de Sory. Con uno menos y el Ontinyent empujando en la recta final, tocó padecer. Y en el minuto 92, el varapalo: gol de Leonardo Miramar para darle la victoria a los valencianos. Alegría local, frustración visitante.

Enfado en la afición

La derrota y la imagen ofrecida sobre el césped provocó el enfado de la afición, a la que los jugadores no se acercaron para agradecer el apoyo y pedir disculpas. Tímidos aplausos desde el centro del campo y poco más. “Josico vete ya” y “jugadores mercenarios” se escuchó en un sector de la zona ocupada por los franjiverdes. Parte de la hinchada también cantó “Sepulcre fuera del Elche” durante el encuentro, una petición que ya se ha oído en el Martínez Valero.

Josico, quien vio el partido en uno de los palcos por sanción, reconoció en rueda de prensa que el equipo “no estuvo a la altura de la afición”. “Todos podemos dar un poco más y debemos sacarlo porque cada vez los puntos tienen más importancia”, dijo.

Una valoración que compartieron Provencio y Neyder en zona mixta. El centrocampista madrileño afirmó que se encontraba “muy jodido” por la derrota y pidió disculpas. “Se ha desplazado mucha gente y se van fastidiados. Intentamos sacar los tres puntos para vernos ahí arriba, las cosas no salen y la afición siempre está ahí”, expresó.

El tropiezo hace más daño al darse en una jornada con varios enfrentamientos directos en la zona noble de la tabla. Fin de semana catastrófico: los franjiverdes conservan la tercera plaza, pero el Cornellà le iguala a puntos, la ventaja respecto al quinto y el sexto se reduce de seis a tres puntos y el segundo se va a cuatro. Así está el panorama antes de recibir al Llagostera (domingo, 18:30 horas), un conjunto situado en zona de descenso.

Otro golpe más para el maltrecho ánimo de una afición maltratada por los acontecimientos. Hay poca fe en el entorno sobre la capacidad del Elche para ascender a Segunda. La plantilla tiene once jornadas por delante para tratar de revertirlo.

La próxima salida será unos kilómetros más cerca de la ciudad de las palmeras: Alcoy. Otro partido trascendente, como todos los del último tercio de campeonato. A pesar de la desilusión, a buen seguro que habrá de nuevo una nutrida representación de hinchas franjiverdes en El Collao.

Compartir esta entrada: