Descontento en el Martínez Valero

8.030 aficionados se dieron cita en el Martínez Valero. La cifra superaba a la del partido contra el Tenerife, además de que a día de hoy hay más abonados. El partido no empezó bien para los franjiverdes ya que en el minuto 16 Pelegrín marcaba en propia puerta. Los aficionados, al ver como se lamentaba el central, le animaron con aplausos.

Minutos después del primer tanto del partido se produjo un choque entre Noblejas y Lolo, lo que causó que ambos se tuvieran que retirar a la banda del campo para ser atendidos por las asistencias médicas. Al salir los dos jugadores del Elche, el equipo se quedó con nueve jugadores en el terreno de juego. La afición pitó y reclamó al árbitro que parara el partido para no jugar con desventaja.

Los ilicitanos continuaron animando al equipo, ya que un gol podía empatar la contienda y dar pie a luchar por la remontada, pero en el minuto 34 llegó el segundo gol del Lugo. Este hecho causó que se sembrara dudas entre las gradas acerca del juego del Elche y la táctica de Toril.

La segunda parte no varió mucho del final del primer tiempo, ya que la afición mantenía su preocupación y no veía un cambio en el equipo ilicitano. En el minuto 79 llegó el tercer gol que daba por sentenciado el partido. Así lo vio parte de la afición que, tras el 0-3, abandonó cabreada sus asientos y se marchó hacia los hogares.

Cabe destacar que en los minutos de descuento Nino fue ovacionado por la grada del Martínez Valero. El ’11’ se esforzó corriendo detrás de cada balón aun cuando el partido estaba sentenciado. Los ilicitanos reconocieron su trabajo y se lo agradecieron.

La afición hoy se fue del estadio descontenta y decepcionada porque no vieron al equipo que tan buena impresión causó en las jornadas anteriores como local. El miércoles será el próximo partido y ese resultado hará que la gente venga con unos ánimos u otros a recibir al Levante.

Compartir esta entrada: