Del césped del Martínez Valero a la grada del Díez Iborra

El canterano Sergi Guilló ha pasado de entrar en los planes del primer equipo a salirse incluso de las convocatorias del filial.

La situación de Sergi Guilló en el Elche ha cambiado radicalmente en pocos meses. Entre los jugadores profesionales que catapultaron al conjunto franjiverde a la Primera División siempre aparecía él, en todos los entrenamientos y en varias convocatorias. Escribá le tenía apuntado en su lista como el cuarto central de la plantilla por detrás de Etxeita, Pelegrín y Héctor Verdés. Aunque la realidad es que cuando las circunstancias pusieron su aparición en bandeja no tuvo la oportunidad de jugar, llegó a debutar con el primer equipo en la última jornada frente al Guadalajara, siendo el único canterano en hacerlo a las órdenes del preparador valenciano, lo que dio más valor a su participación.

La guinda a un año para enmarcar la puso el ascenso del equipo donde más minutos acumulaba -en el centro del campo, eso sí-, el Ilicitano, a Segunda B. Pero desde el inicio de la pretemporada el panorama de Sergi cambió. Volvió a ejercitarse desde el principio con la primera plantilla y completó el stage en San Pedro del Pinatar. Allí fue donde su compañero del filial Charlie le comió la tostada. El zaguero inglés contaba con más oportunidades y hasta fue convocado al encuentro que abría la competición de Primera para el Elche en Vallecas, indicador claro del cambio de ideas de Fran Escribá.

Pese al desencanto, Sergi siempre tuvo claro que su sitio era el Tano y su objetivo seguir creciendo desde abajo. Sin embargo ahora tampoco encuentra su hueco ahí, ni en una sala de máquinas donde antes era un fijo ni en posiciones más retrasadas. En el primer partido frente al Levante B entró desde el banquillo para disputar los últimos minutos con el choque ya resuelto y en el 3-0 ante el Constància de ayer domingo ni siquiera fue convocado, un hecho que ha molestado fuertemente al joven futbolista que incluso, según asegura su entorno, baraja la posibilidad de cambiar de aires y así se lo ha hecho saber al club.

Compartir esta entrada: