Una decisión contra el espectáculo y sin sentido

Adrián Cedillo ¦ 09/01/13 07:00 @Adrcedillo

La sorprendente e inesperada decisión del Xaloc de no disputar el encuentro contra el Elche CF Sala el próximo viernes ha sentado como un jarro de agua fría en el club franjiverde. Cuando todo apuntaba a una auténtica fiesta del fútbol sala en la ciudad ilicitana, con afición, equipos y medios movilizados para ver el mejor partido de la categoría, el conjunto alicantino sorprendió cambiando repentinamente de opinión y anulando todo el esfuerzo realizado en los últimos días por el entorno franjiverde.

La intención de disputar el partido el viernes a las 21:30 horas no era repentina. El club ilicitano trasladó esta intención a su rival antes de navidades, pero semanas después la respuesta de su rival no llegaba. Tras dos semanas a la espera de la confirmación sobre la disposición del Xaloc de disputar el encuentro en viernes, el Elche recibió una respuesta afirmativa el pasado lunes a medianoche.

Durante el día de ayer Diario Franjiverde anunciaba la fecha y hora esperada, con la oficialidad del club pocas horas después. La sorpresa llegó a las seis de la tarde, cuando los dirigentes del Elche Club de Fútbol Sala recibieron la inesperada noticia, sin más argumentos que excusas por parte de su rival, que pocas horas atrás se había mostrado dispuesto a jugar el viernes.

Esta decisión ha provocado indignación. Rubén Maestre mostraba su malestar en la red, anunciando públicamente su disgusto y su decepción por el comportamiento de su rival. La realidad es que esta traba inesperada no debe de influir en la fiesta del fútbol sala prevista para este fin de semana.

Sea sábado o domingo, en cualquiera de los pabellones de la ciudad o sus pedanías, este incidente debe encender la llama de la afición, la que tenía previsto acercarse a animar y disfrutar del líder de Tercera, y también de aquellos hinchas que no lo tuvieran claro, ya que esta maniobra del rival debe ser un llamamiento más para apoyar a los pupilos de Maestre.

Por lo tanto la bombonera ilicitana debe ser más ruidosa que nunca este fin de semana, por la importancia del partido, y también por el orgullo de una afición que merecía la fiesta prevista este viernes en el Esperanza Lag, tirada por tierra por la incomprensible decisión de un rival sin escrúpulos.

Compartir esta entrada: