Los deberes de Escribá

banner-noticias-acevedo

El primer objetivo del cuerpo técnico en la sesión de entrenamiento del sábado fue la de comenzar a levantar el ánimo de un equipo que quedó tocado tras el varapalo sufrido en casa ante el Eibar. Apenas sin tiempo para lamentarse, los franjiverde deben incorporarse y sacarse el polvo de encima para encarar el próximo partido. La misión de plantar cara al Real Madrid no es fácil y más teniendo en cuenta que llegan pletóricos tras aplastar por 8-2 al Deportivo y es ahí donde Fran Escribá tendrá que saber mover al equipo para ir con máximas aspiraciones al Bernabéu sin perder efectivos por el camino antes del choque del viernes ante el Celta.

La semana será más que ajetreada para los franjiverde. Tres partidos en apenas siete días con una plantilla que no se caracteriza por tener un amplio fondo de armario. Es en esta situación donde el entrenador franjiverde tendrá que estrujarse el cerebro para dosificar los esfuerzos de sus efectivos y tras el marrón del Bernabéu encarar con todas las garantías el partido del viernes. En ese baile de piezas podrían volver a tener minutos dos de los jugadores que más se han caído de la convocatoria como Aarón y Pelegrín, o bien optar por Domingo Cisma a pierna cambiada para emular el gran partido que realizó el curso pasado en ese mismo estadio y evitar una excesiva carga de tarjetas para un Damián que tendrá trabajo doble.

En el feudo blanco, otro que podría dar un paso al lado podría ser un Garry Rodrigues que lo ha jugado todo hasta la fecha y que en este primer tramo de Liga se ha convertido en uno de los jugadores más activos para los ilicitanos. El caboverdiano ha estado como titula en las cuatro jornadas y no tuvo descanso en el parón por selecciones, ya que lo jugó todo con su país. Víctor Rodríguez, Fajr, Aarón podrían ser la alternativa. El cambio de esquema con el regreso del trivote en la medular es otra de las opciones que se barajan para plantar cara en el Bernabéu.

Compartir esta entrada: