Debates y polémicas de final de curso

Seguros AXA

La temporada 2017/2018 toca a su fin en España a la espera de conocer los nombres de los últimos equipos que promocionan en cada categoría. Unos buscan la gloria máxima de Primera División (Zaragoza, Sporting, Valladolid y Numancia), otros regresar o ingresar al fútbol profesional, entre ellos el Elche, y unos cuantos quieren cambiar el panorama de Tercera por otro más agradable en Segunda B, a las puertas de LaLiga.

Si algo no falta en cada final de curso, aparte de la emoción y los goles salvadores o demoledores, según se viva con una camiseta puesta u otra, son las polémicas que rodean al mundo del balompié, casi siempre ajenas al aficionado medio pero que saltan a la palestra por motivos varios. Apuestas, amaños, incertidumbre en la aplicación de la ley deportiva… Son el pan nuestro de cada año. La otra cara, menos amable, del fútbol español.

El mundo de las apuestas deportivas convive desde hace tiempo con el propio deporte, casi desde su creación. Sin embargo, las nuevas tecnologías han supuesto un boom en este negocio y no siempre consigue encontrar la mejor convivencia posible, ni en el fútbol ni en otros deportes como el tenis, por ejemplo.

Son variados los casos ya destapados, algunos de ellos juzgados y otros en proceso, de partidos amañados o supuestamente amañados. Y no son sólo exclusivos del fútbol de categorías inferiores, también los hay en la elite. La temporada pasada sorprendió el Caso Eldense. Todavía sigue en juicio el caso por el supuesto amaño en 2011 de un partido de Primera División, el Zaragoza-Levante, que ha llevado ante el juez a numerosos futbolistas de primer nivel español.

La última noticia que ha hecho saltar las alarmas afecta a uno de los recién ascendidos a la máxima categoría, el Huesca. Se sospecha de un posible amaño del resultado de su partido en Segunda División de esta temporada contra el Nàstic de Tarragona, proceso que se está investigando actualmente y que se verá en el futuro si tiene un recorrido tan largo como el anteriormente mencionado, del que ya han pasado siete años. En otros países no están exentos de estos problemas, desde Inglaterra hasta Albania.

Otro caso de mucha polémica lo está viviendo el Elche en sus propias carnes. Los filiales y su participación junto a otros clubes profesionales en la pelea por los ascensos. Este curso se han dado los casos del Deportivo Fabril y el Sporting B, que luchan o han luchado por subir a Segunda División cuando es posible que por la presencia de sus primeros equipos en dicha categoría no pueda ejecutarse dicho ascenso el 30 de junio.

El caso más flagrante fue el del Deportivo Fabril. El Deportivo de la Coruña ha descendido esta temporada a Segunda, tras finalizar en antepenúltima posición la liga de Primera División. Por lo tanto, el Fabril no podía ascender. El filial coruñés realizó una gran campaña en el Grupo I de Segunda B, terminando en segunda posición. No podía subir, pero participó en la fase de ascenso. El Rápido de Bouzas, quinto de ese grupo, se quedó sin la opción de meterse de rebote y el Extremadura sufrió lo suyo para eliminar al Fabril, en la prórroga de la Primera Ronda.

En una situación similar se encuentra el Sporting B, cuyo ascenso no depende sólo de lograrlo en el campo sino de que el Sporting haga lo propio en el playoff a Primera. De momento, los rojiblancos han eliminado al Cornellà en Primera Ronda y tienen que enfrentarse al Elche en la vuelta de Segunda Ronda, con un resultado adverso de 2-1. Su primer equipo cayó en Valladolid por 3-1 y deberá remontar en la vuelta si quiere tener opciones de jugar en Primera.

Este domingo podría darse el caso de que el Sporting B elimine al Elche y, horas después, conozca oficialmente que no puede subir porque el Sporting caiga ante el Valladolid. En tal caso, ¿qué ocurriría? Ni siquiera en la RFEF parecen tenerlo claro. Una opción sería el ascenso automático del rival del Sporting B en la ronda final. Otro, la repesca del mejor clasificado de Segunda en puesto de descenso a Segunda B, la Cultural Leonesa. Sea como fuere, ni a Cornellà ni a Elche les devolverían una opción de ascenso volatilizada por un equipo que realmente no podía subir. Polémicas que acompañan al fútbol español y que llenan titulares especialmente a final de curso.

Foto: Elche CF

Compartir esta entrada: