De la celebración de un cordobés al ascenso en Barakaldo

Adrian Cedillo ¦ 08/09/12 07:03 @adrcedillo

Al pensar en un enfrentamiento entre Elche y Córdoba, es fácil que a la memoria de los aficionados ilicitanos llegué en primer lugar el partido que enfrento a ambas escuadras el 15 de Junio de 1997.

Ambos equipos se disputaban la primera plaza de la liguilla de ascenso a Segunda División, que permitiría al que la conseguiera el retorno a la categoría de plata. El conjunto franjiverde, entrenado por Ciriaco Cano, necesitaba un triunfo después de sufrir uns inesperada derrota  contra el Deportivo «B» en el tercer partido del playoff.

El choque congregó en el Martínez Valero a cerca de 30.000 aficionados para el que, en principio parecía el partido decisivo de la fase de ascenso, entre ellos cerca de 12.000 hinchas ocupaban el anillo superior llegados desde Córdoba. Tras noventa minutos inoperantes, en que el ímpitu franjiverde no fue suficiente para batir al meta visitante Viña, el Córdoba sacó un empate a cero que le dejaba con ocho puntos sobre los cinco del Elche y el ascenso al alcsnce de su mano.

Un momento duro para la parroquia franjiverde, que tuvo que ver como los cerca de doce mil aficionados cordobeses desplazados a Elche celebraban un ascenso anticipadoen casa ajena. Pero como el fútbol es justo en ocasiones (aunque solo a veces), solo permitió que la miel del éxito rozara los labios de los cordobeses.

Aquel equipo, con jugadores como Sukunza, Héctor, Iru o Cutxart (héroe final en la historia reciente ilicitana) pudo lograr la hazaña. En todos está el recuerdo del triunfo en Barakaldo y ansiado retorno al fútbol de élite, quizá no tantos tengan en un lugar especial aquel Elche Córdoba agrio y doloroso que a la postre terminós demostrando al aficionado andaluz que a un franjiverde no lo debes dar nunca debes dar por derrotado

Compartir esta entrada: