De la mediocridad a la profesionalización

Parece mentira sólo han transcurrido 365 días, pero de un verano a otro la diferencia es abismal respecto a la planificación y el mercado de fichajes.

El Elche se está profesionalizando, y como el propio nombre de la palabra lo indica, esta contando con profesionales en todas sus filas. El estadio no sólo ha visto como ha sufrido una transformación absoluta para adaptarse a la máxima categoría sino que además el organigrama del club está muy bien estructurado. El equipo Franjiverde está sentando las bases de un proyecto serio e ilusionante que pretende consolidar a los ilicitanos entre los grandes de la liga.

Si las sensaciones en el verano de 2013 eran angustiosas, respecto a la planificación y a la escasa llegada de fichajes, este año el asunto es bien diferente. La llegada de Víctor Orta como Director Deportivo ha sido por el momento el fichaje del verano. Su fichaje se hizo esperar, pero este comenzó a trabajar desde el primer minuto por el que sería su club, el Elche CF. Hace poco veíamos las declaraciones de Escribá en las que afirmaba que le gusta que haya alguien que trabaje igual o más que su cuerpo técnico, refiriéndose a Orta y poniendo en pañales a los que antes se ocupaban de estas funciones.

Pero además de fichajes, el club se ha profesionalizado por los cuatro costados. Si el año pasado se criticaba las largas colas en la campaña de abonos bajo un sol asfixiante. Ahora se debe reconocer las cosas bien hechas. El Elche comienza a poner muchas facilidades al abonado y no barreras. Con la posibilidad de poder sacar el abono en diversos puntos, como por ejemplo en el tráiler que ha recorrido la provincia y que por el momento lleva hechos más de 6.000 abonos y lo que es más importante con un número elevadísimo de abonados de fuera de nuestra ciudad. Olé por la iniciativa que evidencia que las cosas están cambiando para bien en el equipo de nuestra tierra.

Volviendo a los fichajes, el tiempo dirá si son o no acertados, lo que si es cierto que hacía muchos años no se veía una planificación así. Llegando a mercados antes desconocidos o impensables. La cesión por poner un ejemplo de Pasalic del Chelsea o la llegada del máximo goleador de la segunda italiana o la del futbolista marroquí Fayçal que destacó en la segunda división francesa o la última incorporación de Enzo Roco, joven promesa de Chile con sólo 21 años. Que nadie se engañe porque es justo esto a lo que tiene que aspirar el Elche. Traer jóvenes jugadores que busquen su oportunidad en la liga española y con ganas de hacerse un nombre en el fútbol y en nuestro país. Por presupuesto la mayoría de los jugadores que puedan venir experimentados en la liga BBVA son muy pocos, por eso me da la sensación que se ha actuado a las mil maravillas. Además, y muy importante apostando en muchos casos por jugadores en propiedad o cesiones con opción a compra que permitirían aumentar el patrimonio del Elche. A la espera eso sí de intentar pescar alguna cesión o alguna ganga cuando se cierre el mercado de fichajes.

Las sensaciones por tanto son bien diferentes a las del verano anterior y la afición se encuentra más ilusionada que nunca por el equipo que se está conformando. Prueba de ello son los 23.000 abonados con los que cuenta la entidad a 20 días de que comience la competición.

Así que ojo con Orta, que puede convertirse con permiso de Fran Escribá, en un nuevo ídolo del franjiverdismo.

Al César lo que es del César, si bien antes se criticaba todo lo que ha hecho mal este club ahora hay que saber reconocer el trabajo y el buen hacer de los profesionales que forman el Elche CF. Un club que ha llegado a la élite del fútbol español y lo ha hecho para quedarse.

Compartir esta entrada: