De cine

Chimo Baeza | 25/11/2013 00:15 @chimoeneas

Hay algunos partidos que parecen tener detrás un guión de película. De película de esas americanas en las que el protagonista, tras mucho padecer y tras comenzar como un pringao, acaba siendo un pequeño gran héroe (sobre todo, si el protagonista en cuestión es un chaval al que su padre no va a ver jugar al béisbol hasta que llega la final y lo borda). Por poco casi el protagonista en cuestión llega a ser Bernat, el lateral/extremo del Valencia que en su primer toque, nada más salir al campo, consiguió el gol del empate para su equipo. Esto, aunque fuera una simple casualidad, habría sido una genialidad táctica por parte de Djukic, pero el técnico serbio parece empeñado en no comerse el turrón en nuestra Comunitat

Porque el verdadero protagonista de esta película fue Cristian Herrera. Al chaval (para bien o para mal no podemos hablar de canterano) lo habíamos visto hacer de todo con el sorprendente Ilicitano. Había ilusión por verlo jugar con el primer equipo, pero también existía el miedo de que el salto de 2ªB a Primera pudiera ser muy alto. Pero no, en menos de un cuarto de hora ha dispuesto de varias ocasiones, ha revolucionado el ataque franjiverde y ha demostrado una mordiente que ojalá veamos muchas veces más. Debut y gol, en casa y decisivo. No se puede pedir más.

Claro que la película de esta importante victoria tiene muchos más protagonistas. Empezando por Escribá, que comenzó con un trivote para romper el juego valencianista por el centro y que luego tuvo la valentía de meter a Cristian en un momento en el que el partido podía invitar a la prudencia. Sin mucho ruido, Coro, que salió en la segunda parte, tuvo también mucho que ver con la mejora del juego a nivel ofensivo. Albacar demostró que le da igual el balón parado o en jugada para meter centros decisivos, Rivera se sacó un pase que se estudiará en las facultades de ingeniería que Fidel no pudo rematar en gol, pero el extremo se redimió con un difícil cabezazo del primer tanto.

El partido en algunos momentos, sobre todo en la primera parte, recordó al del Villarreal, con nuestro equipo defendiendo lo mejor posible, pero con un rival que tenía las mejores ocasiones. Por suerte, esta vez, el final fue de película.

Compartir esta entrada: