Cuatro reencuentros en Riazor

Rc Sala de Juegos

El Elche vuelve a vivir una semana de reencuentros. El pasado domingo, venció al Lugo (2-1) de los exfranjiverdes Juan Carlos, Josete y Cristian Herrera, que pisaron de nuevo el Martínez Valero como rivales. Y este viernes, visitará al Deportivo de La Coruña, que tiene cuatro futbolistas con pasado en el equipo ilicitano: Carles Gil, Mosquera, Pedro y Borja Valle.

Carles Gil tiene el recuerdo más lejano, pero también el más feliz. Llegado cedido por el Valencia con 20 años, tuvo protagonismo en el ascenso del Elche a Primera casi un cuarto de siglo después. Disputó 31 partidos, 23 como titular, y marcó 4 goles. Viendo su rendimiento, el club che repitió experiencia dejándole a préstamo, y el mediapunta respondió en su debut en la máxima categoría. Fran Escribá le empleó en 35 choques entre Liga y Copa del Rey, 30 actuando de inicio, y aportó 1 tanto. Gracias a su nivel como franjiverde, debutó con la selección Sub-21.

Tras media campaña en el Valencia y una y media en el Aston Villa inglés, el talentoso jugador afronta su tercer curso en el Deportivo, que lucha por regresar a Primera. Con el 10 a la espalda, ha jugado 7 de los 8 encuentros de Liga, 5 como titular, más 1 del torneo del KO. Su hermano Nacho se ejercita con el Elche desde hace un mes, tratando de convencer a Pacheta para que le den ficha en la apertura del mercado invernal.

Una temporada después, Mosquera recaló en el conjunto ilicitano procedente del Getafe. Las dificultades para la composición de la plantilla le obligaron a asumir un rol más defensivo en la medular. Y cumplió con creces,  siendo de los ‘héroes’ más destacados del ‘milagro’ de la permanencia por la vía deportiva. Jugó 27 partidos y marcó 1 gol. Pasó tres meses en el dique seco por una lesión en la meseta tibial de su rodilla derecha. Fran Escribá le confió la capitanía en las últimas jornadas.

Después  del descenso administrativo, reforzó al Deportivo, la escuadra de su ciudad natal. Su primer campeonato como blanquiazul fue muy bueno, pero bajó sus prestaciones en los dos siguientes. En el presente, alterna titularidades y suplencias en Liga. De los 8 partidos, ha disputado 4 de inicio y 2 como revulsivo. Y hay que añadir su titularidad en Copa.

Pedro y Borja Valle también vivieron un descenso como franjiverdes, pero a Segunda B por motivos deportivos. El extremo aspense regresó a su tierra tras su paso por Real Murcia, Córdoba y Real Zaragoza. El director deportivo, José Luis ‘Chuti’ Molina, le conocía de su etapa con la camiseta grana. Su rendimiento fue de más a menos y sufrió algunas lesiones. Jugó 30 choques, 26 como titular, y anotó 1 gol, de penalti.

Tras la caída del Elche al ‘pozo’, se marchó al Granada, donde aumentó sus cifras realizadoras hasta las siete dianas, pero sus prestaciones también fueron disminuyendo con el paso de la competición. Ahora defiende los intereses del Deportivo, cuyo entrenador, Natxo González, le ha relegado a un segundo plano. Tras participar en cuatro de los cinco primeros partidos de competición doméstica, tres como titular, y gozar de minutos en Copa,ha ocupado el banquillo o se ha quedado fuera de la convocatoria en las tres últimas semanas.

Por su parte, Borja Valle aterrizó en el conjunto ilicitano cedido por los coruñeses en el mercado invernal. Llegó con el cartel de refuerzo de lujo, pero su aportación fue insuficiente para evitar el descenso. Disputó 17 encuentros, el primero como suplente y el resto como titular, y vio portería en cuatro ocasiones.

La temporada pasada, no pasó del papel de revulsivo en ciertas fases de la competición. En esta, jugó los tres primeros compromisos ligueros, dos como titular, antes de lesionarse. Sufrió una fisura en el pie derecho contra el Tenerife, partido en el que marcó un gol. Esta semana ha vuelto a entrenarse con normalidad y apunta a estar disponible frente a su exequipo.

Fotos: Francisco Maciá

Compartir esta entrada: