Oficio, puntería y la miel en los labios (2-2)

Un cabezazo de Pelegrín y otro de Boakye a sendos centros de Cisma ponen al Elche con ventaja en la eliminatoria • Los franjiverde sobreviven al asedio del Villarreal con Toño en modo estrella.

 

Con furia, oficio y puntería se llevó el Elche de El Madrigal un buen botín. Dos goles como foráneo en una batalla a doble partido es un premio gustoso, aunque con cara de escaso por cómo se dio. Aquino puso las tablas en el 94’ con los franjiverde tastando una remontada con dotes de épica.

Probaron sin éxito por el camino estético los de Escribá y sabieron achicar y correr cuando el partido lo precisó. El Elche salió disfrazado del Villarreal con un juego dominador de transiciones cortas y rápidas. Rivera capitaneaba el asunto, y no sólo por el brazalete que le tocó lucir. El menudo mediocentro manchego recuperó su mejor versión para iluminar a un cuadro franjiverde que se apagó enseguida. Justo cuando se le antojó a Giovani Dos Santos. Escondido entre el buen rato de fútbol visitante, el mexicano tardó veinte minutos en enchufarse y volar por los aires las buenas sensaciones iniciales ilicitanas. En dos acciones se adivinó su mejor virtud: un puñado de entendidos no coincidirían en su demarcación natural. Como pasador regaló a Perbet un gol que dio con el banderín en alto del linier, y dentro del área mostró su faceta devoradora en el remate para culminar, en dos veces, una buena internada del lateral derecho Pantic y poner el 1-0. Todo ante la misma fiereza que una clase de párvulos; de Botía en la marca y de Toño en la salida.

Entonces, como un árbol de navidad, se encendieron todas las bolas de Marcelino García Toral. El Villarreal encontró la ventaja, y a sí mismo a la vez, y la situación volcó de súbito. Toño fue el encargado de sostener la eliminatoria y poner nuevamente de pie a los suyos con tres gritos reclamando la titularidad liguera en forma de paradas providenciales.

Casi una hora después, el Elche hizo otra cosa distinta a defender y literalmente se metió en el partido de cabeza con Carles Gil relevando a Toño a la hora de cargar al equipo en su espalda. La chispa del valenciano dio vida. Superado todo el partido, Domingo Cisma colocó dos centros seguidos de gol que lo redimieron. El primero lo cazó Pelegrín. Sí, Sergio Pelegrín puso el empate con un testarazo preciso propio de un ariete acostumbrado a esas lides. Uno como por ejemplo Richmond Boakye, cuya frente adelantó a los franjiverde en otro curso avanzado de delantero centro: nulo protagonismo en sesenta y cinco minutos de paciencia y sigilo para aprovechar la primera que le cayó. Fin del primer round.

FICHA TÉCNICA

VILLARREAL CF. Juan Carlos; Pantic, Musacchio, Dorado (Pablo Íñiguez 66’), Jokic; Tomás Pina, Trigueros, Cani (Moi Gómez 58’), Aquino; Giovani (Uche 72’) y Perbet.

ELCHE CF. Toño; Damián Suárez, Botía (Edu Albacar 69’), Pelegrín, Domingo Cisma; Carlos Sánchez, Rivera, Carles Gil (Rubén Pérez 84′), Fidel; Coro y Boakye (Mantecón 79′).

GOLES. 1-0, Giovani (21’); 1-1, Pelegrín (61’); 1-2, Boakye (65’); 2-2, Aquino (94’)

ÁRBITRO. Carlos Clos Gómez, del Colegio aragonés. Amonestó con tarjeta amarilla a Dorado, Botía y Perbet.

INCIDENCIAS. Ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey en el estadio El Madrigal, de Villarreal.

Compartir esta entrada: